¿Qué ha hecho mal el ciclismo para tan lamentable imagen?

6
1
vistas

El otro día me dijeron estar, textualmente, “al nivel de los victimistas más patéticos” por creer asimétrico el trato que recibe el ciclismo respecto a otros deportes. Sinceramente así lo creo desde el minuto uno que esta bella práctica cruzó el umbral hace ya unos años, quizá en el Tour de 1998. Todas las conversaciones que tengo el placer de compartir, cuando surge el tema deportivo, supone una constante en mi interlocutor la inquisición respecto a la relación del ciclismo con el uso y abuso de sustancias prohibidas.

Sinceramente el tema cansa. Cansan siempre las mismas explicaciones, la misma pedagogía, las mismas comparativas. Resulta curiosa la tenaza de la dureza, del sacrificio, el cuento de los esfuerzos. “Claro –me dicen- es que para acabar un Tour no se puede echar mano de lo convencional”. Se omite que quizá existe un dopaje para cada caso y que el más sonado de la historia lo  protagonizó Ben Jonshon en unos cien metros lisos hace 25 años nada menos. Aquello no duró más que un caramelo en la puerta de un colegio, un plis plas de nueve segundos. ¿Se conoce algo más efímero?
De cualquiera de las maneras, quizá llegó el momento de hacer introspección, hacer autocrítica y retirar eso de “mal de muchos consuelo de bobos”, un lema que hemos llevado escrito en nuestra frente desde que esta pesadilla llamada dopaje, eso que cierto directivo mediático llamó “el clavo a la rueda” y se quedó tan ancho, entró a saco en este deporte. 
Y para muestra un botón, estos vídeos que un amigo con mucho tiempo libre me hizo llegar en su día.
Bonito y punzante musical con origen en Mecano

La coña de Cancellara y su “bicicleta motorizada”

David el gnomo para explicar el caso solomillo

Hiriente letra de la canción

Quizá llegue el momento de dar un viraje en serio, sincero y cabal, en todos los ámbitos. Por el bacheado camino que hemos recorrido estos años no tenemos la ruta más indicada. Darle a la gente carnaza es lo sencillo, lo vendible, pero reeducar quizá resulte clave e imprescindible. El ciclismo, como siempre digo, lo merece.

Recordar, sigue habilitada la encuesta –arriba a la izquierda- para nombrar el ciclista menos estiloso que tantos resultados está arrojando. Paco Mancebo ya anda haciendo adeptos y adelanta a la concurrencia.
Si te ha gustado, o no, aquí abajo lo podéis expresar.