¿Qué hará, qué dirá, Carlos de Andrés sin Perico?

4
119
vistas

Hace poco nos formulábamos una pregunta respecto a la cantidad de periodistas españoles que se dejarán caer por el Tour de Francia que arranca en poco menos de una semana. Seguido me llegaron algunas reacciones e incluso relato de empresas que habían descartado cobertura in situ de la carrera. Onda Cero recuerdo que fue uno de los medios que me citaron.

Dori, en muy buena compañía
Estos días hemos leído sobre el despliegue de Televisión Española para el evento. Sencillamente testimonial, atizando la palabra, mientras me muerdo la lengua. En medio de una Eurocopa, con Juegos a la esquina y una precaria situación económica, que el ciclismo seguro no propició pero sí sufre, el Tour será radiado por Carlos de Andrés no se sabe si en Barcelona o Madrid. Dependerá si está finalmente Perico con él.
Nos consta, y lo agradecemos, que Perico acostumbra a pasarse por este hueco. Su Tour lo recuerdo como mi primera gran experiencia ciclista. Una ilusión, un mito. Un verano tostado al calor del televisor. Aquellas arrancadas, se dejaba caer un poco del grupo y zas, hostión que te crió. Luego vino la pesadilla de su positivo, qué días, aquel atribulado niño pensaba que un resultado positivo era eso, positivo y no entendía tanto revuelo. Menos mal que el polivalente Javier Gómez Navarro viajó de urgencia a París a proteger patrimonio español y arregló el desaguisado. ¿Cómo? No lo sé, pero Perico tuvo su Tour.
Muchos colegas de Carlos de Andrés y Perico adulan ala pareja como perfectamente acoplada e insertada en el devaneo normal ciclista. Mi opinión sobre el trabajo de ambos dista algo de esas lecturas tan dulces. La pareja, aunque consolidada por el peso de los años, para mí siempre ha caminado descompensada entre las gracias y los toques de sirena del segoviano y la seriedad y “seny” del catalán. Desde hace un tiempo, no sé cuanto, a la luz de la evidente desinversión que el ente estatal estaba realizando sobre el ciclismo, detecté que Carlos de Andrés no era el de antaño. Lagunas, errores de juicio, sentencias recurrentes –la “respiración acompasada de Carlos Sastre” fue mítica en su boca-,… me hicieron pensar que el locutor había perdido incluso la ilusión por narrar el deporte que por otro lado considero debe ser el que más satisfacciones le ha debido dar y desde donde se ha catapultado a la dirección de Teledeporte. Recuerdo aquel Carlos de Andrés del Tour del 92 sencillamente centrado, clavado y tremendamente resolutivo en un papel que le tocó desempeñar junto a otro narrador que me encantaba, creo recordar que se apellidaba Tamargo, a causa del accidente de Pedro González, fallecido años después, en la Vuelta a España, cuando ésta se corría en abril.
Narrar tropecientas horas de ciclismo debe ser complicadísimo. Lo vimos en la Dauphiné donde el voluntarioso Juan Carlos García engarzaba errores de apreciación según avanzaban las etapas y quizá lo podamos sufrir con Carlos de Andrés en su locutorio de TVE. Acompañado no sé si estará, pero en caso de que no lo esté, el sufrimiento de los ciclistas podrá ser compartido en cuerpo y mente por la persona que les estará viendo y relatando a miles de kilómetros.
Sea como fuere las palabras de Perico sobre su no presencia y la evanescencia de la cúpula de RTVE, sinceramente no me dan pena alguna. Al contrario, los réditos que esta persona ha logrado del ciclismo han sido enormes. Sus palabras en El Periódico no me merecen mayor comentario, cuando en este país un largo etcétera de ciclistas sin empleo han quedado en la estacada, por no hablar de las cábalas de los castellano manchegos para viajar a Salamanca. Por decir algo.
Ahora bien, aquí hay algo que huele a chamusquina. Al parecer desde TVE se instó al exciclista a encontrar un patrocinador que finalmente no ha salido. Es decir si traes un patrocinio que cubra tu nómina vienes, en caso contrario no. Primero, y al artículo referenciado me remito, ¿no lo hace por amor al ciclismo?, y segundo, ¿patrocinios y TVE? ¿No estábamos ante un ente desprovisto del oneroso negocio de la publicidad?. Sinceramente no entiendo nada. 
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Publicidad

4 COMENTARIOS

  1. La verdad es que un tour sin Perico no será lo mismo. Tengo 24 años, y desde mis primeros recuerdos ciclistas Perico estaba ahí comentando. Toda la vida oyendole esos chistes, que siendo malos, aún así te hacen amenas las etapas de la primera semana del tour, tan llanas, tan soporiferas, jejeje. Yo solo espero que Perico al final esté retransmitiendo, porque Carlos de Andrés está bien, pero él solo, uff…PERICO VUELVE!!

  2. La pela es la pela. Si no cobra, no va al Tour dice, me parece una tontería y más sabiendo las cifras de desempleo actuales en nuestro país y que la cosa no está para tirar foguetes. Pero por otro lado se pierde un ese "humor" que Perico le daba a la retransmisiones.

  3. Creo Iván que en un anterior articulo tuyo, en el que preguntabas cuantos periodistas irian al Tour, yo ya dije que tenia la impresión que De Andrés y Perico no lo harian (llámalo intuición).No es el fin del mundo que Pedro Delgado no esté en TV, pero sinceramente se le va a echar de menos.Siempre me ha admirado como se conoce a los ciclistas, cuando uno apenas le ha visto, él ya sabia quien era. Su "chispa" aún en las etapas más lentas y soporiferas, era capaz de sacarnos del sueño con alguno de sus chistes o aventuras del pasado.Carlos de Andrés es otra historia, verle en persona te impresiona, pero comentando deja mucho que desear, ser repite, se contradice y da la impresión de estar siempre de mal humor. Si era llevadero teniendo como compañero a Perico, sin él será un toston.

Deja un comentario