¿Qué significa respeto por el oficio ciclista?

0
3
vistas

“Respeto” es una palabra que se entiende desde ópticas muy diferentes dependiendo en qué país se pronuncie. En efecto. El matiz semántico varía. Se hable aquí, o más allá de los Pirineos e incluso en lugares separados físicamente de nuestro viejo continente. Hablamos de Gran Bretaña y en concreto de País de Gales.
Hay cierto runrún en estos Juegos Olímpicos de Londres con la actitud de ciertos deportistas británicos respecto a esas selecciones que aglutinan lo mejor de cada casa de la Isla Madre. No lo celebran igual los ingleses que los escoceses. Rula cierto resquemor. El eterno y admirado Ryan Giggs, galés primero, lo demostró en alguno de los partidos de fútbol del combinado llamado Gran Bretaña. Uno de los laureados en el pasillo de medallas británicas que está significando la competición de pista de Londres ha sido Geraint Thomas, posiblemente el ciclista más conocido de la “cuarteta de la Reina” en su logro de récord del mundo y título olímpico.
Nuestro hombre de esa cuarteta es Geraint por motivos que nunca hemos escondido: debilidad por su persona. Un tipo oriundo de Cardiff que siguió con la difusa jerarquía ciclista galesa de donde surgió también Nicole Cooke. Geraint fue polifacético de inicio, como ahora. Practicó ciclocross, esbozó triatlones, probó la pista y encontró un sueldo decente en la carretera. Anoten una fecha, la París-Roubaix amateur de 2004 que ganó y el mundial de scratch que también se anotó. Ahí se dio cuenta de que tenía madera. “Entonces tomé conciencia de que podría ganarme la vida en esto y ser profesional” me dijo la única vez que pude entrevistarle. Seis años después, en la famosa etapa de Arenberg del Tour, él estaba con los mejores.
Este año Geraint Thomas le ha dado una vuelta de tuerca a su carrera, ya fue campeón olímpico en Pequín pero sabía que la cuarteta británica podía tener problemas si él también renunciaba a la persecución colectiva como propuso Bradley Wiggins en su objetivo de ganar el Tour. Thomas quiso estar en Londres y la avenencia con el Team Sky hizo el resto. Ahora es bicampeón olímpico y puede volver al Tour donde brilló tanto el año pasado el año que viene, al siguiente, y al otro.
Luego, desde nuestra imperfecta España, nos asombramos tanto de los logros de países vecinos, pero no somos conscientes del estrato cultural del que carecemos. Sí. Lo dijimos hace pocos días, y es cierto. Aquí que un equipo pro o continental de carretera deje a cualquier ciclista desarrollarse en la pista es utópico. En UK lo hacen, lo promocionan y miren qué resultados. 
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…