¿Quién protege al ciclista?

0
6
vistas

25 de diciembre. Hoy, como cada año desde hace un montón, he hecho una de mis salidas en bici favoritas. En la Conca de Barberà ha amanecido el primer día de invierno de verdad. Cero grados a las 9, “ni frío ni calor”. Tres horas pedaleando por carreteras desiertas, entre bosques y campos escarchados y cubiertos por enormes jirones de niebla helada e inmóvil. En días como hoy tienes la sensación de que el mundo se ha acabado. Me he cruzado por estas carreteras de la Catalunya interior con apenas un puñado de coches. Soledad, silencio, el viento gélido silbando en mis oídos. Si no fuera porque es Navidad diría que no había ni Dios. Cosa que no ha impedido que, al sacar la bici de casa, haya encendido el piloto rojo que llevo acoplado a la tija, y lo haya llevado parpadeando durante todo el trayecto.

No hace ni diez días las redes sociales nos arrojaban la noticia de la enésima muerte por atropello de un ciclista. Aunque a mí, como a cualquier miembro de la secta pedalística, estos dramas nunca me dejan indiferente, tengo que reconocer que esta vez me impactó, y me dolió. La víctima era Manuel Arjona, de Brenes (Sevilla). No lo había visto nunca, ni hablado con él, pero me sentí como si acabaran de matar a un amigo. Cosas de internet, que crea comuniones entre personas que no se conocen pero que comparten afición y espacios virtuales. Casualidades macabras, hacía exactamente dos años que la comunidad bicicletera había recibido el mazazo del atropello mortal del conocido biker Iñaki Lejarreta, sobrino del mítico Marino.

Cada vez que sucede una tragedia de este tipo las redes se inundan de pésames, lamentaciones y exigencias de soluciones, incluyendo la de aplicar mano dura contra los causantes de estos dramas. Es decir, los automovilistas, a criterio de la inmensa mayoría de los pedalistas. Suelen oírse algunas voces reclamando también que los ciclistas pongamos de nuestra parte, pero son más bien tímidas y esporádicas. Y lo cierto, analizando fríamente el problema, es que en nuestras manos están la mayoría de medidas efectivas para frenar esta “lacra”, como gusta decir a mucha gente justamente indignada.

Y si de analizar se trata, frente a la percepción muy extendida de que el problema va a peor, ¿qué dicen las cifras? Pues las de la Dirección General de Tráfico no son precisamente concluyentes. En 2004 se registraron 89 ciclistas muertos en las calles y carreteras españolas, frente a los 69 de 2013. O sea, ha habido un descenso del 23% en diez años. En este sentido vamos indiscutiblemente a mejor, a pesar de que el gráfico que recoge la evolución de esta estadística en el mencionado periodo muestre oscilaciones considerables de un año a otro.

Otro dato relevante es que en ese mismo intervalo el número de ciclistas fallecidos en vías interurbanas (carreteras, vamos) ha descendido un 33%, mientras que las víctimas mortales de accidentes urbanos han aumentado un 10%. O sea, se podría suponer que la mortalidad habría disminuido todavía más si no se hubiera producido el reciente auge del ciclismo urbano, que ha enrolado a much@ ciclista novel y con poca experiencia en la jungla de asfalto.

1

Pero hay otra serie de datos que arroja un panorama mucho menos optimista. En el mencionado periodo de diez años, el número de ciclistas heridos graves en accidentes ha crecido casi un 38% (de 470 a 646). Es cierto que también en este caso el ciclismo urbano es determinante en este brusco repunte: el número de accidentados graves en ciudad ha crecido casi un 75%. Pero ojo, también han aumentado los producidos en carretera: se ha pasado de 270 en 2004 a 297 en 2013. Así pues, se hace difícil afirmar rotundamente que la cosa mejora, o empeora. Como acostumbra a pasar cuando se analizan cifras y porcentajes… Lo de la botella medio llena o medio vacía.

Lo que sí está clarísimo es que 69 muertos y 646 heridos graves son datos espeluznantes, intolerables y vergonzosos. Te dan la sensación de que practicar nuestro deporte favorito es como jugar a la ruleta rusa, y dan parte de razón a los temores de nuestros seres queridos cada vez que nos ven salir por la puerta de casa vestidos con el traje de luces y burra en ristre.

1

Continuará…

Por Bernat López, editor de Cultura Ciclista

Imagen tomada de globerismo.blogspot.com

INFO

Cómoda bolsa para llevar tus cosas en la bicicleta

 2

Ksix nos enseñó su bolsa para llevar esas pequeñas cosas en la bicicleta de otra manera pueden resultar un engorro. Mirad cómo es y sus propiedades, realmente os puede resultar útil…

 

Publicidad

Deja un comentario