¿Por qué quiero que Nairo gane el Tour?

0
5
vistas

Cada día, cuando era un niño, Nairo cubría en bici el trayecto entre su Combita natal y Arabuco para ir a la escuela. La kilometrada que le implicaba y el desnivel a salvar significaban que el joven Nairo hacía un Aspin diario. Así lo cuentan en el previo que Eurosport le ha dedicado a la gran baza del ciclismo colombiano para saldar una de sus deudas históricas, el Tour de Francia, esa carrera que se mira y no se toca desde los tiempos de Fabio y Lucho, que ahora ven más cerca que nunca con ese pequeño ciclista nacido en el seno de una familia que explota una pequeña finca de papas y algún frutal.

Dice Nairo de su padre que su salud está “jodida”, pero que ve en él el ejemplo para seguir adelante, nunca rendirse, luchar hasta el final. Su compañero Winner Anacona espera que el ejemplo de Nairo sirva para un país que ansía dejar la violencia atrás y abrirse como una de las maravillas del nuevo continente, como dicen quienes allí pisaron alguna vez.

Nairo va con todo en este Tour. Cada entrevista, cada palabra, cada gesto se viste de amabilidad y educación, pero responde a una determinación propia y legítima, el “SueñoAmarillo lo llaman. Todo un país anda pendiente de él. Durante las próximas tres semanas, Colombia desayunará con Nairo y sus aventuras en el plato.

Quiero, me gustaría que Nairo ganara el Tour porque su irrupción en el ciclismo recuerda a la otros que también dejaron huella. Destacaron desde jóvenes y ganaron pronto. De Gimondi a Lemond, pasando por Fignon, y saltando incluso a Contador. La juventud, divino tesoro, éste será el primer Tour en el que Nario no opte al maillot blanco porque es del noventa y le deja fuera de la prenda que ha vestido dos veces en el podio parisino como segundo de la general además.

Dice Nairo que físicamente es poco probable mejorar mucho más en las cronos, pero es que ya ha mejorado lo suficiente para salir reforzado de cara a la no poca montaña que hay en este Tour y que le espera con los brazos abiertos. Lo dijimos el otro día, la clave es que no pierda la carrera las primeras etapas, si sale vivo de ellas, estará presto a plantar cara a Froome.

Quiero, me gustaría que Nairo ganara el Tour porque su evolución y trabajo lo merecen y también porque su país, cuna de grandes ciclistas, también se ha hecho acreedor de ello, con todos los defectos que el sistema tenga, que los tiene. Una vez me dijeron que la afición colombiana es ruidosa, y que molesta allá por donde pasa, que parecen hinchas de fútbol, pues déjales, porque mientras sueñan con Nairo se inspiran y la vida les puede parece hasta mejor.

Por primera vez además Nairo parece la apuesta fija e inequívoca del Movistar, equipo cuya calidad fuera de cuestión. No habrá sido sencillo hacer el nueve de este Tour sin los dos grandes compañeros del colombiano, Ventoso y Castroviejo. Ya sabrán los motivos, pero ambos son la mano derecha e izquierda del pequeño trepador de Boyacá, el trepador que nació cerca de Tunja, el lugar donde curiosamente, hace 21 años el gran Miguel Indurain se vistió de arco iris por primera y ultima vez en su vida. ¿Será premonitorio?

Imagen tomada del FB del Tour de Romandie

INFO

Estas vacaciones prueba Nacex para llevar tu bici donde quieras