¿Es realista que Contador siga optando al Tour?

0
6
vistas

Ayer comentamos lo que dio de sí el Tour de Pierre Rolland y, aprovechando eso del Pisuerga, nos referimos al desahogo que Oleg Tinkov se pegó en la red, hablando de muchas cosas, del Cannondale, entre otras, y de Alberto Contador en concreto.

De quien ha sido su jefe de filas estos años, desde 2012, Tinkov ha dicho, explícitamente, que su tiempo en el Tour ha acabado. Sencillo y claro. No dio rodeos. lo cierto es que desde que están juntos Contador y su jefe ruso han tenido una relación de amor-odio que ha dado para un serial que gráficamente se podría definir, nunca mejor dicho, como una “montaña rusa emocional”.

La frialdad siberiana de Tinkov ha sido un clásico de los tiempos recientes. Paga pastones a sus figuras, pero como no le respondan no tiene problema en pillar el primer púlpito para destriparlos y decir que no se merecen el sobre que les coloca cada mes. Lo hizo con Contador hace tres años y Sagan el pasado. Ahora sin embargo, con el madrileño no habla de dinero y sí de resultados y futuro. Lo da por amortizado y cree que se equivoca al fichar dos años más por ese equipo “Mickey Mouse” que dice ser el Trek.

Nosotros siempre tuvimos claro que Contador no iba a dejar el ciclismo en el tiempo anunciado. Nunca tuvimos la sensación de que fuera a dejar lo que le ha llenado horas y tantos litros de vida estos años, así, tan fácilmente. Tuvo un arrebato de “folclórica” diciendo que se iba. Una vez anunció que seguía también tuvimos la certeza de que lo hacía con la idea de volver, ocho años después, el Tour de Francia, en un ejercicio complicado, pues es un tiempo enorme, más si de alta competición hablamos.

Contador no desiste y quiere volver a lo más alto de la más grande. Yo creo que lo tiene complicado, pero el de Pinto pertenece a esa estirpe de los “rara vez se rinden” o que “nunca se conforman”. El ejemplo lo hemos tenido con Cavendish y el Tour que ha realizado: absolutamente atónitos nos ha dejado. Sin embargo, bajando al terreno de lo real, son varias las cuestiones que pueden lastrar a Contador en su declarado sueño de ganar el Tour.

La primera sus rivales, que no sólo se centran en Froome, aunque el inglés es el más obvio. También sus facultades, no rompe para arriba y en las cronos mantiene, cuando hace siete años podía sentenciar carreras. Luego están quienes le rodean, es complicado encontrar alrededor de Contador alguien con la lealtad de Poels, Geraint o Nieve. Paulinho y Jesús Hernández no son los de antaño, y como vimos en el Tour, el equipo es clave. Por último está el propio ciclista y su matrimonio con las caídas y la mala suerte. Este Tour es un ejemplo, pero sobretodo el de hace dos años, cuando mejor le vimos en mucho tiempo.

Es admirable que un profesional siga aspirando a lo mejor en su oficio, pero no sé si el ejercicio de realismo que le impone su aún jefe debería ser la lectura que sacara de todo esto. Nibali por ejemplo ha bajado las miras y no ha perdido ápice de encanto. Contador ya es importante por lo logrado, un Tour sería la guinda, pero hay otras grandes, otros premios que no son moco de pavo, y parecen más a su alcance.

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

INFO

Conoce Peñíscola y sus alrededores en bicicleta

Deja un comentario