Recomponiendo el ciclismo y sus destrozos

0
3
vistas

Aunque hablemos de un sábado de febrero, el ciclismo ha sido material de titulares y portadas estos días. En escasos cinco días hemos tenido tres resoluciones en este deporte que se han significado por su carácter retroactivo. El primero en saltar a la palestra fue Lance Armstrong y su absolución legal que posiblemente alimente la conjetura popular. Luego vinieron las dos andanadas del TAS, tan sobrias como previsibles. Mazazo a Contador primero y Ullrich a posteriori. Está claro, como hace poco me contaba un sabio de este deporte, si entre nosotros no somos capaces de poner la casa en orden, no esperemos que alguien de fuera lo haga, porque luego pasa lo que pasa. O sino que alguien me explique qué suerte de venia adora a la senadora Marta Domínguez.

Pero como vengo sosteniendo hace tiempo, la autocrítica debe ser el primero de los pasos en cualquier ejercicio de mejora. La complacencia de los grandes entes por que 2011 haya sido un año bueno en la lucha contra el dopaje no es más que un brindis al sol. Creemos que tenemos un deporte más limpio y resulta que vemos como afloran los marrones por doquier.
Para darnos con la realidad existen numerosos espacios en la red que nos recuerdan la triste verdad. Lugares como uno que hace tiempo que ya mencionamos y cuyo extracto más jugoso volvemos a traer aquí. El cuadro que observamos acompañando este artículo en vilipendiado francés resulta demoledor y entronca con lo vivido esta semana.
Las recomposiciones de lugar, boli y papel en mano, que se deben hacer de los últimos podios hablan por sí solas. Ya sabemos del destrozo del positivo de Contador y de los corrimientos en las clasificaciones que cuajó hace un año. El Giro y la Volta van para Scarponi, como nota más importante. También se cae del podio del Tour 2005 Ullrich. Las entradas y salidas de los podios están al orden del día. Compro, vendo, vendo, compro. A Carlos Sastre le han dado varios podios por tales circunstancias, tres en concreto, uno por grande.
Sin embargo echar la vista atrás, hasta 1995, es decir dos años antes de entrar en vigor esa laxa norma del 50% de hematocrito en sangre, abre la puerta de la dimensión que adquiere la cuestión. Con el tono sensacionalista que siempre rodea estos sitios, más cuando aúnan ciclismo y dopaje, la información hay que tomarla en cuentagotas. De esta detallada relación sólo vamos a citar poseedores de alguna plaza de podio en los últimos 17 años que hayan dado positivo o hayan sido suspendidos, omitimos a los “presuntamente”, por que como en cualquier orden vital son eso, presuntos, y no consumados: Ivan Basso, Eugeni Berzin, Francesco Casagrande, Angel Casero (se ve que dio positivo por nandrolona, yo no lo sabía), Pietro Chauccioli, Alberto Contador, Danilo Di Luca, Stefano Garzelli, Igor González Aitor González, Ivan Gotti, Tyler Hamilton, Roberto Heras, Serguei Hontchar, Andrei Kashechkin, Bernard Kohl, Floyd Landis, Ezquiel Mosquera, Isidro Nozal, Abraham Olano (positivo inédito en 1994), Franco Pellizotti, Riccardo Ricco, José Rujano, Oscar Sevilla, Gilberto Simoni (positivo por cocaína), Jan Ullrich, Alejandro Valverde, Alexandre Vinokourov y Richard Virenque. Cerca de treinta corredores nada menos, un top 30 de estrellas que si en cualquier otro deporte saltara el mismo se iría al carajo. No seremos, al menos por ahora, tan morbosos de hacer el despiece por nacionalidades, pero la muestra recoge genes varios y trazos genéticos de todo el mundo aunque el cariz hispano es innegable.
Visto esto, y lo que ha ocurrido esta semana, quién tiene huevos de meter pasta en este negociete.
Como siempre, te guste o no, puedes decirlo aquí abajo. 
Fotografia tomada de http://www.zikliamatore.com