Repensar la lucha contra el dopaje como quien da la vuelta a un calcetín

También te podría interesar...

  • El tramposo a casa para siempre y que devuelva todas sus ganancias para la creación de escuelas de ciclismo, hasta donde quieres que se les deje "ayudar"????

  • Jordi Bernabeu

    Hola Iván,

    ante todo, gracias por dejarme expresar esta opinión. Seguro que mucha gente no la compartirá. Lo único que creo es que si se regula (que se puede tomar y que no, cómo, cuando, etc) sería todo más sensato, realista, y en ese entonces podríamos hablar de verdaderos tramposos, pues no siguen el reglamento. La ayuda externa (se llame o no dopaje) ha estado, está y estará. Aceptarlo no es dar marcha atrás. Si no qué se puede (y porqué) y que no. Salud!

    • fernando

      Saludos. Primero, felicidades por el comentario. Es una cuestión de sentido común ver que los extremos en el tema del dopaje no dejarán que sobreviva el deporte. Sinceramente, coincido en que quienes hemos pasado por probar un poco del deporte podemos opinar -que siempre es arriesgado- por la necesidad de hacer del tema una cuestión de salud, como la prostitución y el consumo de drogas recreativas. ¿Qué haría la diferencia? como dice el compañero del comentario anterior: espectáculo o deporte (NBA o FIBA) y aceptar dos calidades de entretenimiento. Gracias por compartir tus reflexiones.

  • Completamente de acuerdo contigo en los planteamientos, incluso yo abogo por una asociación profesional tipo NBA, NO FEDERACION, en la que todos estos extremos que comentas queden expresados por escrito y que sean debatidos por los propios interesados. Ellos serían quienes deberían hacer sus normas, marcar sus fronteras y decidir sus castigos.

  • fernando

    Gracias a Jordi por su reflexión. El doping, como cualquier tema humano, no admite una sola lectura ¡qué más quisiéramos!, pero sí merece un análisis detenido. Insisto en que como sociedad es difícil pedirle al deporte una limpieza que no tenemos. No perdonamos al héroe que confiesa (o se le pilla) y se pontifica pretendiendo el ostracismo para quien nos ha traicionado. Olvidamos que el tema de fondo es la salud del atleta, su preparación y seguimiento a manos de un profesional de la salud competente, ¿o no se trata el deporte de mejorar a través de su práctica la calidad de vida del individuo? ¿es al contrario porque hay intereses económicos muy poderosos detrás? Entonces no nos rasguemos las vestiduras, y aceptemos -todos, incluido el atleta- el tema como viene. Una sociedad madura no se espanta de las flaquezas humanas.

  • Pingback: Repensar la lucha contra el dopaje como quien da la vuelta a un calcetín | JORDI BERNABEU FARRÚS()