Revista al 2011: Cinco irrupciones

0
6
vistas

Pero qué raza

Cerramos el capítulo de balance de 2011 que en este blog hemos basculado en tres puntos, dos ya tratados, los momentazos y pufos, y éste que nos ocupa en lo sucesivo, las irrupciones, o lo que es lo mismo los cinco nombres que definen este 2011 en materia ciclista. Cual elección tan minúscula, el rango da lo que da, y esperamos haber acertado en escoger aquellos ciclistas cuyo año ejemplifica lo que han sido las líneas maestras de la competición de esta campaña:

·        Thomas Voeckler: la suya es una carrera marcada por la tenacidad y cabezonería recubiertas de una densa coraza. Sus caretos, gestos y aspavientos no deben esconder uno de los corredores más pluriactivos y comprometidos con este deporte. Vigente como candidato a ganar los doce meses del año, logró un hito nunca visto en Francia en los últimos diez años, uno de los suyos en el top 4 del Tour, algo que nuestros abuelos habrían tachado de insultante a la razón. A pesar de los pesares, con Voeckler, sus artimañas, su “savoir faire”, el ciclismo francés puede haber atravesado el Rubicón, ese punto de retorno a la grandeza que el destino le ha negado desde hace años.
·         Johan Van Summeren: su triunfo es el de un gregario entregado, servil e incondicional que un día jugando a maestros de la táctica acaba por ganar la carrera de su vida. Lo hicieron otros, también en Roubaix, como Andrea Taffi por ejemplo. El desinteresado gigantón supo en Roubaix de primera mano cuán corto es el camino que separa el éxtasis de la decepción. Arrollado por Flecha en una curva de izquierdas hace dos años cuando trabajaba a destajo para Hoste, en la presente edición halló um premio que culminó con petición de matrimonio. Él, como Nick Nuyens una semana antes, demostró cuán sólida es la segunda línea belga cuando de grandes clásicas hablamos.
·         Alberto Contador: con “affaire chuletón” aún pendiente de un hilo y un fallo, ha sido sin duda el corredor sobre el que más miradas se han cernido durante toda la temporada. Su envidiable capacidad de aislamiento le ha reportado un Giro donde más fuerte se le ha visto y una quinta plaza en el Tour que habla de la complejidad de alternar dos grandes en este entorno competitivo. Su convencimiento en su defensa le ha servido para llegar tan lejos que está a punto de sentar jurisprudencia. Con todo, y con claroscuros que siempre le acompañarán, estamos ante el ciclista de entre ciclistas de la actualidad.
·         Chris Froome: llegó a la Vuelta como gregario y casi salió vestido de líder. De lealtad inquebrantable ha mostrado una polivalencia como pocas se ven. Si no llegan a mediar los inflexibles guiones de equipo, podríamos estar hablando del último ganador de la carrera sin ningún género de dudas y ello no va en demérito de Cobo. Ahora queda por ver si este ciclista africano podrá el año que viene, con 27 primaveras, volar solo en un equipo tan cargado de egos, objetivos,…
·         Toni Martin: el alemán de imperturbable gesto a 180 pulsaciones puede ser aquel que lleve a este deporte al camino de la salvación en su país. Su poderío en la lucha individual bajo el juicio de un reloj le ha valido desplazar, momentáneamente, a Fabian Cancellara de un cetro en el que se veía imbatible. El año que entra tiene una fecha marcada en Londres, el día de juicio. Sin embargo siempre nos quedará la duda de su regularidad y consistencia en las grandes citas, su próximo paso más obvio. ¿Le veremos disputar el Tour entre los mejores como el propio Cadel Evans le ha vaticinado?
Señores hasta aquí dio el 2011, que paséis una muy feliz salida de año y entrada del nuevo. Nos leemos ya en 2012 con renovadas ilusiones y una carta a los Reyes que espero sea bondadosa con todos los que por aquí os dejáis ver. Con un año de vida el Blog de Joan Seguidor ha alcanzado unas cotas que difícilmente imaginé cuando arranqué la tarde el uno de enero de 2011.

Si te ha gustado o no, no dudes en expresarlo justo aquí debajo.

Publicidad

Deja un comentario