Revista al 2011: Los cinco pufos

1
2
vistas

Entramos en el terreno de la decepción y claro estos lodos son muy subjetivos, seguro que alguno queda en el tintero y quizá ante alguno de los señalados tengamos nuestras objeciones. De entre las muchas noticias malas, o no tan buenas, que han rodeado esta campaña obviamente emergen las pérdidas de Weylandt y Tondo, contrarrestadas en parte, sólo muy pequeña, por la recuperación física y persona de Juan Mauricio Soler. Sin embargo con  estos cinco borrones hemos querido sintetizar el peor regusto de boca que nos deja la temporada. Ahí quedan.

·         El accidente de Flecha y Hoogerland en el Tour. Cuando la carrera afrontaba su último tercio dos ciclistas fueron  arrollados por un coche de la organización. Flecha, embestido por su izquierda, se llevó por delante a Hoogerland quien acabó enredado en los espinos metálicos de un vallado rural impactándonos con una de las imágenes del año con sus gemelos desangrándose. A la gravedad del hecho le acompañaron excusas y burlas varias por parte de los implicados sin dejar nada clara una opaca política de circulación de vehículos en la mejor carrera del mundo.
·         Los primeros 16 días del Tour de Francia: 49 semanas entre Tour y Tour para echar por la borda más de dos tercios de carrera cundidos por el tedio y la impotencia del aficionado. Por medio momentos que rallaron lo surrealista como el paso pirenaico y estrategias indescifrables con peores resultados. Fue en Gap donde la carrera despertó con al aldabonazo de Contador en un puerto de tercera demostrando que la competición la hacen los ciclistas, al margen del recorrido.
·         Corredores y equipos sobrevalorados: ha habido varios en ambos casos, pero concretemos. En el primer capítulo decepcionante, un año más, el año de Luis León Sánchez, que sí, abdujo su etapita en el Tour y nada más, sin obviar ese título nacional contrarreloj que nunca luce con suerte en las grandes citas. Ver tal talento, tamañas condiciones, aquellas que lució en la París- Niza de 2009,  sin resultados desespera. Con Luisle “por h o por b”, otros no han estado a la altura, caso de Boonen, Porte, Gesink, Hesjedal, Van Garderen y Fugsland. En su línea se ubica en efímero y anual proyecto del Team Leopard, presentado con bombo y gala pero ajeno a la obtención de todos sus grandes objetivos. Sólo Oliver Zaugg, y muy al final, les dio motivos reales para sonreír en una temporada que les prometía los máximos objetivos.
·         Campeonato del Mundo: lo de Copenhague fue un trágico ejemplo de cómo arruinar una carrera única y esperada doce largos meses, cuyos desarrollo y culminación fueron propios de una etapa de relleno en una gran vuelta. Que un velocista debe tener sus opciones es justo, pero que sea a costa de una exhibición de bloque como el inglés cuyo bloqueo impidió emoción alguna no es de recibo. Otros grandes velocistas fueron campeones sin tales favores del recorrido.
·         Equipos que desaparecen, carreras que no siguen,… el año finaliza con una merma significativa del músculo ciclista profesional en España. La no continuidad de Geox fue la gota que colmó el vaso de profesionales, y no sólo ciclistas, vinculados a este deporte que se han ido al paro. Con ellos además, la ausencia cada vez más carreras deja despoblado paulatinamente el calendario nacional con especial atención al mes de junio, periodo ciclista por antonomasia que ahora se define por ser un total desierto. En el plano internacional el adiós del HTC es otro botón de cómo están las cosas, por mucho que se exploren nuevos mercados, países y se hable de globalización total del ciclismo.
Justo aquí debajo podéis expresar vuestra opinión sobre lo anteriormente leído. 

Publicidad

1 COMENTARIO

Deja un comentario