Connect with us

Rigoberto Uran y la muchachada

Ciclistas

Rigoberto Uran y la muchachada

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

David Gaudu es de Quimper, una de esas ciudades bretonas que nos suenan de la primera semana del Tour. Mal tiempo, clima hostil, pasajes verdes, de roca porosa y muchas leyendas flotando. Tiene 20 años, un maillot blanco con la lotería francesa en el pecho y ganas, unas ganas que le sobrepasan. Romandía, Dauphiné… y ahora Milán-Turín, no quiere pecata minuta.

De Egan Bernal hemos hablado varias veces este año. Viene de ganar el Porvenir, carrera en la que Goudu brilló hace un año, y nuestro amigo David de La Cadenilla nos lo describió con el conocimiento del ciclismo colombiano que, obviamente, nosotros no tenemos:

Endura LDB Di17

El domingo 27 de agosto de 2017, Egan Bernal consiguió completar la última etapa del Tour de l’Avenir, vestido de amarillo, como el corredor que gastó menos tiempo para completar el recorrido de las nueve etapas.

El día anterior, Chris Froome, sin duda el mejor ciclista del momento, ya había celebrado que el joven colombiano se vaya a unir a las filas de su todopoderoso Team Sky, desde 2018, cuando cuente apenas con 21 años. Bernal no marca huella sólo por ser el último ciclista colombiano en ganar la carrera del porvenir: el surgimiento de su figura completa un ciclo histórico que supera lo deportivo.

Desde Superga se ve todo Turín. En las escaleras de su basílica, diseñada por Juvarra en barroco perfecto, Juvarra, por cierto el ideólogo del Palacio Real madrileño, estaban las ultimas vallas que conducían a la meta de la Milán-Turín, para algunos el prefacio de Il Lombardia, para otros un objetivo en sí, porque es la única clásica centenaria a la que pueden aspirar escaladores como López o Contador o trotones del tipo Rosa.

Sea como fuere, Superga siguió a buen recaudo de los colombianos. Rigoberto Uran tuvo que llamar al orden a los jóvenes. Se midió con Gaudu, se batió con Bernal y salió airoso, incluso de la remontada de Adam Yates y la mala medida de Nairo, que ofreció buen tono, pero escasa puntería saliendo tan tarde.

Porque Rigo Uran es uno de esos ciclistas complicados de definir. Es bueno en todo, el mejor en nada. Ha ganado etapas en Giro y Tour, ha pisado el podio de ambas, segundo además, que no es sencillo, ha ganado algunas clásicas como Quebec, muy de su gusto y es eterno aspirante a estrenarse en un monumento.

Sea como fuere que Gaudu y Bernal se acerquen a Uran, sabrán del oficio, de lo que es el ciclismo y la vida, de salir de tus cenizas mil veces, de ser el pionero de una generación increíble en Colombia, la generación seguida de la siguiente posiblemente acabe aplacando el ciclismo mundial.

Uran ha ganado en Superga en un ejercicio de acierto de esos que no siempre aplica, porque muchas veces ha expuesto y pocas le han salido. En el Tour le acusaron de conservador, pero es que ser segundo en la mejor carrera del mundo, cuando las piernas no dan más de sí, es muy goloso.

Esta vez no, Uran hizo diana y puso sus credenciales a Lombardía. Está mejor posicionado que nunca, quizá sus mejores resultados le hayan llegado cuando menos se contaba con él, pero ahora tiene la opción de gestionar esa presión y suceder a Chaves en el quinto monumento.

Imagen de Milano-Torino

INFO

Conoces la casa del ciclista???

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Ciclistas

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio