#Rio2016 Una lotería llamada keirin

0
1
vistas

Keirin en velódromo es sinónimo de que la competición se atraviesa el ecuador, pues la final masculina acostumbra a ser la última del programa. Hace cuatro años, Sir Chris Hoy puso la guinda a la exhibición británica que dejó boquiabierto a medio mundo. Ya sabéis, la moto, velocidad de crucero y lanzar el sprint, un todo o nada donde la estrategia puede vencer a la fuerza o el estado de forma. La letra pequeña tiene los matices, veremos quién la lee primero. Ahí va el pronóstico de Itmar Esteban

Adivinar qué va a pasar en un Keirin es muy complicado. Lo normal sería pensar en la vuelta de François Pervis y Maxiliam Levi, pero tanto Joachim Eilers como Azizulahsni Awang pueden dar la sorpresa y llevarse el oro.

Sobre Pervis es difícil opinar, yo creo que ni él sabe lo que le pasa. No acaba de estar dentro de la disciplina clásica, pues anda liado con los keirin de Japon. Allí saca el dinero para vivir, porque en Francia la situación no es como en España, pero tampoco es boyante. El sprint largo y sufrido de Japón le va mejor como vimos en el mundial de Cali.

Comparado con algunos rivales parece que le falta un punto de velocidad. No se le ve con la aceleración necesaria para estar al frente. Pero ojo, todo esto son conjeturas, porque el keirin no es una ciencia exacta. A veces puedes ser el más rápido y eso te acaba complicando la vida porque los demás se fijan a tu rueda.

Eso al final es un hándicap, aunque bendito problema. También juega la resistencia, en kerin no gana ni el más rápido en 200 ni el más fuerte en kilómetro, al final es un punto intermedio.

En chicas la final también será muy abierta, pero con los mismos nombres que la velocidad: Vogel, Meares, Voynova, alguna china y una británica tipo Becky James. Entre éstas estará el oro. Ojalá el puesto que sobra en la final sea para alguna de las nuestras.

Imagen tomada de culturalsnow.blorgspot.com