Rodar, trabajar y competir

0
63
vistas

Los primeros compases de la temporada de ciclocross ofrece un nombre muy conocido en el circuito femenino, el de la asturiana Aida Nuño, una corredora de amplio palmarés, que no lleva precisamente dos días en esto. De ella nos llaman varias cosas la atención, pero sin duda una, la facilidad que encuentra para trabajar en el sector de la bicicleta y ganar carreras con ella. Todo ello nos empujó a saber un poco más de sus percepciones respecto a este mundillo pequeño, si se quiere, pero que engancha. Aida se debe a una empresa en la que al margen del día a día y el trabajo en oficina y ferias, usa su imagen como reclamo publicitario y compite sobre una de sus máquinas. Es la cuadratura del circulo.

Mi primera carrera de ciclocross fue en enero del 1999, aunque la primera temporada full time puede decirse que fue la siguiente. De todas formas, por aquel entonces llevaba ya unos cuantos años metida en el mundillo, puede decirse que por “tradición familiar”, siguiendo los pasos de mi hermano.
El ciclocross es relativamente fácil para quien la practica, dando opción a exprimirse al máximo o a disfrutar, a elegir, pero sin los “peligros” del BTT ni la necesidad de seguir el ritmo de los demás, como en la carretera. De cara al público es una disciplina que permite estar muy cerca del corredor en todo momento, casi “meterte” dentro de la prueba. Es espectáculo puro, con mucha intensidad y tintes épicos.
En España deberíamos saber aprovechar mejor el potencial de una disciplina que tiene tantos ingredientes para cautivar al público. El ciclocross no está siendo explotado, tiene un potencial infrautilizado. No ser una disciplina olímpica lo está lastrando mucho en un país que le da demasiada importancia a los Juegos. para tema de becas y ayudas. Lo que nos falta es “querer” más a esta especialidad para dejarla crecer. Por ejemplo, y fuera de las ayudas que pueda recibir, es obvio que aquí no hay un trabajo específico desde la base en el ciclocross. Esto es habitual por ejemplo en Bélgica, pero aquí vemos cómo se utiliza como complemento con otra modalidad.

Enlace permanente de imagen incrustada
Por ejemplo la industria tendría mucho que decir en esto. Las bicis de estilo “todocaminos” o directamente una bici de ciclocross son increíblemente cómodas para el día a día. Tienen una polivalencia que poco a poco va convenciendo a más gente. Te permiten andar por carretera o ciudad sin ningún tipo de problema, y sin preocuparte si hace falta meterse por senderos o pistas en algún momento. Pueden tener un largo de recorrido fuera de los circuitos.
En mi caso me puedo considerar afortunada. Desde hace unos meses trabajo en MMR Bikes, con tiempo suficiente por las mañanas para entrenar y total libertad para viajar y competir, así que actualmente puedo compatibilizar con facilidad ambas tareas. El apoyo de MMR está siendo clave para darme la oportunidad de crecer y buscar los límites de mis posibilidades.

Por Aida Nuño, ocho veces campeona de España entre ciclocross y BTT

Imagen tomada de www.ruedalenticular.com

Publicidad

Deja un comentario