Connect with us

Romain Bardet contra la sequía patria

Ciclistas

Romain Bardet contra la sequía patria

Tiempo de lectura:2 Minutos

No es la primera vez que me preguntan qué le vemos a Romain Bardet, qué nos atrae de su figura, de su forma de correr, de su dimensión como persona. Sinceramente, diría que todo, es fino y sutil sobre la bici, alargado y espigado, se viste de dandy cuando se levanta, bate la máquina con suavidad y tente, no es agresivo, se le nota aerodinámico, baja como los ángeles y sobre todo ataca una vez, porque con ello alcanza el objetivo.

Esta impresión, que podréis o no compartir, la teníamos hace unos meses. De hecho siendo un corredor de 26 años, con una progresión palpable en el Tour, segundo ya el año pasado, podemos imaginar que le queda margen por recorrer. Sin embargo el año de Bardet deja bastante que desear. Pillado in franganti y expulsado mientras se remolcaba con un coche en la París-Niza, muy anónimo en todo lo que ha tomado parte, y un par de peldaños por detrás de los mejores en Dauphiné, Bardet tiene una prueba de fuego en el Tour que arranca de Düsseldorf.

Comparan en Velo Magazine a Bardet con Louison Bobet. De hecho, Jean, el hermano de Louison, que escribiera un delicioso libro que publicó Cultura Ciclista hace unos años, dice que Bardet es lo más parecido que ha visto a su hermano, dándose dos coordenadas que invitan a las cábalas: Louison no había ganado el Tour a los 26 años y cuando lo hizo por primera vez, lo sentenció en el Izoard, la cima más destacada que tenemos en la edición en ciernes.

Mostramos decepción con la temporada de Bardet, porque hasta la fecha siempre se había mostrado regular en buenas carreras tipo Volta, las Ardenas e incluso Dauphiné y París-Niza, sin olvidar que estuvo en la pelea de Lombardía. Cuando vimos ese nuevo ciclismo francés que tomaba posiciones, todo hacía pensar que Thibaut Pinot sería la vanguardia en el Tour, pero el tiempo nos dio la medida de la calma y raciocinio que Romain le pone a todo lo que hace, sin embargo, imaginábamos un ciclista de sesión entera, no de julio, como parece que poco a poco se encamina. Brillar en el Tour es importante, solventa la campaña, sin duda, pero despreciar, al menos en apariencia, el resto de la campaña, no es deseable.

Bardet sin embargo centra el tiro en el Tour, una carrera que le va muy bien, porque premia el corredor de su perfil, un ciclista que va de menos a más, que busca los recovecos del recorrido, que se apoya en el equipo –ojo que AG2R ha reunido un buen grupo- y tiene cierta alergia a las cronos (36 lastimosos kilómetros en total).

Bardet sabe gestionar la primera semana de Tour, como gestiona su bagaje intelectual. Es un tipo que suele ir bien ubicado y llegar con opciones a las jornadas clave. Es un especialista en Alpes, donde este Tour irá a romper en la ultima semana. Para él, como para casi todos los rivales de Chris Froome, la clave será ver qué balance de desperfectos tiene en las primeras llegadas en alto, ahí donde el inglés abre la brecha que su equipo tan bien defiende después.

Han pasado 32 años desde que Bernard Hinault subiera al podio de París a vestirse de amarillo, incluso con la sensación de que su segundo de abordo, Greg Lemond, era mejor. Más de tres décadas de sequía que han pasado por múltiples intentos de paliar la escasez de resultados patrios en la mejor carrera del mundo, donde se quedaron Fignon, Jeff Bernard, Jalabert, Virenque y Péraud no quiere quedarse Bardet, el ciclista que vino para marcar la diferencia.

Imagen tomada del FB de AG2R La Mondiale Pro Cycling

INFO

La historia de Nairo Quintana by Endura

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio