Connect with us

Cuando todo pasa por Peter Sagan

Peter Sagan Roubaix JoanSeguidor

Ciclistas

Cuando todo pasa por Peter Sagan

Cuando todo pasa por Peter Sagan

Tiempo de lectura:2 Minutos

La primavera vuelve a darle un monumento a Peter Sagan

Peter Sagan se debe creer lo que es, el centro de este universo llamado ciclismo.

El punto a donde confluyen todas las líneas del cuadro, ese lugar al que todos miran cuando reina el desconcierto.

Es el peaje por ser el mejor ciclista de su generación.

Un peaje que gusta cuando te miras en el espejo, pero disgusta cuando miras alrededor tuyo y te sientes objeto de las miradas.

Tengo que inventar algo” dijo Peter Sagan el día de antes de la París-Roubaix.

En realidad poco inventó el astro eslovaco, que atacó donde mandan los manuales, en esos tramos de incertidumbre, entre sector y sector de pavés, con el tiempo justo para tomar aire, abrir hueco y mantenerlo ante el desconcierto en la persecución y la presencia de compañeros entre los rivales.

Esta vez Peter Sagan no quiso gregarios, los quiso para hacer de contrapeso por detrás.

El campeón del mundo estuvo donde había que estar, selló dos pequeños intentos de Tony Martin y Van Avermaet y dio el golpe que no se arruinó por problemas mecánicos, como otras veces.

Peter Sagan Paris-Roubaix JoanSeguidor

© BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

El estilo de Peter Sagan

Las capacidades de Peter Sagan sobre una bicicleta que relevan com la persona nacida para y por este deporte.

No es por eso, cuestión de estilo.

A principios de año leí que Sagan quería adelgazar para defender su título de campeón del mundo en el durísimo circuito austriaco.

Entiendo que la balanza dirá otra cosa, porque Peter Sagan luce más corpulento que nunca, ancho de espalda, poderosos gemelos, abultados cuádriceps… pedalea con ese desaire como quien se acerca a por el pan en bicicleta, es poco aerodinámico pero maneja la máquina con tal efectividad que verle repele y atrae el mismo tiempo.

Peter Sagan ha logrado sólo tres triunfos en lo que llevamos de campaña.

Tres victorias que son un increscendo: la etapa de Down Under, Gante-Wevelgem y Roubaix.

Los sueños cumplidos del Burgos-BH

Obviamente llevarse el adoquín que he leído pesa 15 kilos en un lado y veinticinco en otro, arregla la primavera y casi toda la temporada.

A nadie se le escapa que este Peter Sagan ya no es el corredor ubicuo de hace un par de campañas.

Se mide, se controla y se dosifica.

Va a por lo gordo, a lo que le hará trascender, más allá de su carisma, que es con el palmarés.

Peter Sagan en arco iris en Roubaix es hablar de efemérides contadas, y ponerle en el plano de otras grandes leyendas.

Ahora mismo no hay corredor más valioso en el firmamento ciclista, y por eso es, y seguirá siendo el punto de fuga de todos los paisajes del ciclismo moderno.

Imagen: © BORA – hansgrohe- Veloimages

 

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio