Connect with us

Que Sagan no gane en Flandes

Ciclistas

Que Sagan no gane en Flandes

Tiempo de lectura:2 Minutos

El otro día, en las carpas aledañas a la meta de Wevelgem. había sensaciones encontradas. Mientras Greg Van Avermaet saboreaba un histórico triplete, la cara de Peter Sagan no conjuntaba con el tierno arco iris que luce en su pecho. El campeón del mundo estaba muy mosqueado, tanto que no se cortó ni un pelo, y puso nombre y apellidos a su pesadilla, un holandés, Niki Terpstra, quien a su jucio corrió como todo el Quick Step, con el objetivo de hacerle perder la carrera.

La sobrada fue de las que hace época, sin duda de esas que marcan el carácter de un ciclista único que habiéndose ganado el corazón de la afición, ahora parece que quiere dividir la masa, como Moisés los mares, entre detractores y fieles seguidores. A mí las declaraciones de Sagan me gustan y no: me gustan porque aliña con picante el ciclismo, le pone salsa y le da sabor, pero no me gustan porque la falta de respeto a sus rivales va implícita en el mensaje: “Aquí gana el que yo digo” viene a decir. Excesivo.

No obstante Sagan no puede hacerse el sorprendido ante esta situación. Su mal es el mal de muchos y muchos campeones en la historia. Su figura imprime respeto, mucho, muchísimo y se le une que es bien visible, con su túnica de campeón del mundo. No creo que nadie corra contra él, el problema es que intimida y además en el pelotón, como en la viña del señor, hay de todo, ciclistas valientes como él, dígase Van Avermaet o Kwiatkowski, que además le tienen tomada la medida, y otros que prefieren verlas venir y en ese grupo, el Quick Step tiene varios, pues tienen el mejor equipo pero no un capo como Van Avermaet o el propio Sagan.

Se vio con Niki Terpstra en Wevelgem, pero lo hemos visto estos años atrás, cuando los azules llevan ya un tiempo sin mojar en una grande, ansiedad que se suma a la cuenta atrás que Patrick Lefevere tiene en el patrocinio del equipo y las riendas que eso le da para controlar, aún más, los movimientos de sus chicos.

Ya en el anterior Eneco Tour, Sagan despotricó contra sus compañeros de grupo cuando no quisieron colaborar con él en una caza. “He ganado yo lo que todos ellos juntos” dijo, en fin, bravuconadas, sellos que creo que estos bien llamados “flandriens” deben imprimir, por ser tipos duros, hechos del fragor del adoquín y de la niebla del lugar, ciclistas que no pueden jugar a especular, porque entran en la mesa a todo o nada, sin premios de consolación, ni algodondes, porque a estos les gusta ganar. Qué decir de Roger De Vlaeminck, que retirado hace tiempo sigue sacando la lengua a pasear.

Dijo también Sagan que mejor no ganar, que le perdería el gusto a la competición si se aburriese de ganar, perfecto pues, que este fin de semana le repasen y el domingo siguiente salga a romper en Roubaix y se cobre todas las facturas de golpe. Que Sagan no repita en Flandes y de paso nos dé el fin de semana en el Infierno…

Imagen tomada de http://www.rondevanvlaanderen.be

Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-1-TOT
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Inicio