Samuel Sánchez cumple años al revés

0
13
vistas

Cuando Samuel Sánchez cruzó cuarto la meta de Ans, aterido de frío y fundido por seis horas en la gélida intemperie, admitió que llevaba más de diez Liejas y nunca se había visto en una de éstas. No es la primera vez que el asturiano, acostumbrado al frío y la lluvia, logra esta plaza en la Decana, pero en su caso se da la circunstancia de que en los mejores años nunca pudo optar a ganar el monumento valón como por ejemplo opositó con ganas por Lombardía. Ya veis las cosas vienen cuando menos se prevén.

Ayer, cuando Albasini hizo el corte en la calle empedrada de Nainot, Samu estuvo ahí, atento como por ejemplo no lo estuvo Valverde, quien muere con su obsesión de jugárselo todo a su sprint como hacía Oscar Freire, sin entrar a valorar las muchas opciones que acontecen en este tipo de carreras. Samu sí que estuvo donde se le exigía, donde por ejemplo Philippe Gilbert, su lesionado compañero, lleva tiempo sin estar, en Lieja, sin ir más lejos, desde hace cinco años.

Sin embargo, la baza de Samu era la del farol. El castigo de los kilómetros sumado a las condiciones, le tenía mermado y sus opciones creo que estuvieron en el momento que Rui Costa remoloneó en Ans. A partir de ahí, en el sprint puro estaba claro que no era el más fuerte, e incluso se descolgó.

Sea como fuere, cuarto en Lieja es algo grande y más en este ciclista que en esta primavera ha sido como el Ave Fénix. Ganó en País Vasco, tres años después de hacerlo por última vez. Vino al BMC para ayudar a Cadel Evans en un primer momento y luego a Gilbert y ahora vive esta prórroga inesperada. Que la aproveche, porque verse ahí no es sencillo.

No sé cuánto le queda a Samu. Él, por si acaso, ya tiene su libro y en sus declaraciones sigue destilando un amor por sí mismo como muchos tratarían de disimular. De entre sus perlas, la perenne loa a su estado de forma, que es excelente, es obvio y que quizá no costaría ponerle tanto acento. La última vez que aludió a su golpe de pedal no resultó del todo elegante, fue por un mundial y a Mínguez aún le deben pitar los oídos de tal rajada.

Imagen tomada de BMC

Deja un comentario