Samuel Sánchez retrata los nervios en Euskaltel

0
1
vistas

Rara vez se le oye una mala palabra a Samuel Sánchez. La sonrisa viste su discurso y éste se hilvana en palabras aterciopeladas. Es un profesional como el que más, le gusta, vive el ciclismo, con intensidad, pero ello no esconde que sea una persona prudente y comedida con sus comentarios, con sus impresiones.

Samuel lleva una época rara. Su caída el año pasado durante el Tour de Francia le dejó sin defensa posible de su oro olímpico en Londres y luego se sumergió en el anonimato. Bien podrían pensar algunos, quizá hasta se lo pueda permitir. Él sabrá cuáles son sus aspiraciones y objetivos, sin embargo no parece tan claro que en su equipo, el Euskaltel, estén tan dispuestos a prescindir de él.

El cuadro naranja está en vísperas de su 20 aniversario y todo le son novedades. Atenazado por la necesidad de mantenerse en el World Tour, su mánager, Igor González de Galdeano, tuvo que buscar los puntos que la cantera autóctona no le daba, para mantener el estatus. Una vez apuntado el mismo, a Euskaltel no le salen los números. Llevamos más de dos meses de competición y paupérrimo es el calificativo que describe el botín del equipo euskera. Dos terceras plazas en sendos parciales en Mediterráneo y Niza, por Nieve y Gorka Izaguirre, jalonan su bagaje.

Llegar con tales resultados a la semana anterior a la Vuelta al País Vasco despierta ansiedades y Samu, el “buenista” de Samu, las describe en esta pieza que publica en www.vavel.com. A la pregunta “Euskaltel Euskadi es actualmente el único equipo del World Tour que no suma una sola victoria y usted es un especialista en sacar las castañas del fuego ¿La delicada situación le obliga a replantearse objetivos? ¿Se siente presionado?”, el ovetense responde íntegramente:

 

“Por supuesto que no. Creo que los que se tienen que sentir presionados son otros ciclistas del equipo, que tendrían que haber empezado más fuerte el año y no lo han hecho.  Si no se ha conseguido ninguna victoria hasta ahora no creo que sea culpa mía. Soy un ciclista que siempre me entrego al cien por cien en la carrera de casa y este año también lo haré, aunque no tenga el mismo estado de forma. Si consigo la primera victoria del equipo mejor que mejor, pero creo que los que tienen que estar nerviosos son otros”

 

“Creo  que los que tienen que estar nerviosos son otros”. El ambiente no es precisamente cándido, ni relajado. Samuel responde con la contundencia que nunca le apreciamos. Recuerdo cuando se descubrió Igor Anton en aquella etapa de Calar Alto (Vuelta e 2007), el asturiano se deshacía en elogios para el vizcaíno. Aquellos dulces pasaron a ser amargos datos, y no lo digo sólo por Anton, un ciclista desnortado, también por el resto de componentes del equipo que Samu no concreta pero a los que sí traslada la presión.

De cualquiera de las maneras, el objetivo del Giro no exime de una digna defensa de su dorsal uno en Euskadi. Primero por la carga moral que le exige ser el líder del equipo de la tierra, y luego por que País Vasco es un objetivo perfectamente compatible con la carrera italiana. Purito por ejemplo integraba esta carrera en su ruta hacia Italia. Este año el catalán no hace Giro y no pasa por la Itzula.

La semana que viene, en medio de la trampa de clásicas, tendremos una nueva edición de esta Vuelta al País Vasco que viendo el desarrollo dela temporada es un punto de inflexión para muchos. Euskaltel es uno de los que deben pasar examen, pero tengan por seguro que no serán los únicos mirados con lupa. Seguiremos informando.

Fotografía tomada de www.lne.es

Deja un comentario