Se acabó Samuel Sánchez

0
1262
vistas

Hace un mes largo, saltó el positivo de Samuel Sánchez. Fue una sorpresa total, un jarro de agua fría y no dejó indiferentes a nadie. Un positivo de un corredor que es pro desde hace quince años, con una longeva y fecunda carrera, fervor popular tras él y una obvia autoestima en cada paso que da.

No podía ser, la verdad, pero la reflexión que hicimos de este positivo levantó ampollas y acaloró a más de uno. Un reguero de reproches como si el que esto firma hubiera puesto la pastillita en el vaso de agua del corredor a escondidas y con nocturnidad.

Aunque para algunos aquellas palabras fueran un síntoma de que nos alegrábamos, para nada, ni en lo más remoto, era así, es más aquello acontecía a pocas horas de arrancar la Vuelta a España y era el peor telón imaginable para empezar a rodar por Nimes, donde por cierto ganó su equipo.

Sin embargo, un positivo en ciclismo vende hoy menos que hace cinco o diez años, el motivo, no lo sé, pero es así y si hace un tiempo una de las estrellas rutilantes del ciclismo patrio hace pitar la máquina, ya hubieran estado ahí varios diarios con ruedas pinchadas con jeringuillas en las portadas y esas cosas tan poéticas.

Cuando Samuel dio positivo nos embargo una rabia tal que dijimos lo que pensamos y así concluimos lo que dijimos en su momento:

Samu ahora tiene la medalla más amarga que gestionar, él que maneja los tiempos y alarga la gloria hasta extremos que no nos imaginaríamos, le llega el encargo de salir limpio de su deporte, por el que tiene un busto o estatua en el centro de Oviedo y por el que le han hecho hasta un libro.

No le será sencillo, las máquinas no pitan porque sí, no soy optimista, me apena que salga así del ciclismo aunque entre sus cercanos chillen por su limpieza. Muy poco ha demostrado aprender si a estas alturas hace saltar la banca.

Pues bien, la noche de ayer miércoles cuatro de octubre, a las doce menos veinticinco, horas poco usuales en Suiza y Europa, aunque el equipo esté sito en USA, BMC hizo un comunicado.

El comunicado es escueto, le dedican más a cualquier neo que entra a formar parte del staff. Dos párrafos son suficientes, la muestra B ha cantado lo que la primera, y “de acuerdo con la tolerancia cero del equipo”, el contrato de Samuel Sánchez con el equipo ha terminado con efecto inmediato.

Estaba claro, era obvio, y aunque ahora mismo se clame por la inocencia del corredor, aunque éste demuestre incredulidad, lo único cierto es que ha pitado, y eso, aunque el frasco B lo desmintiera, significa que lo tienes muy difícil, porque tu nombre ha quedado manchado y eso en los equipos es sagrado.

Samu acaba su carrera deportiva los mismos días que su amigo Contador, de hecho la ha concluido tres semanas antes. Una forma calamitosa de poner rúbrica, no nos imaginamos nada pero, porque una cosa es pitar, volver y limpiar tu nombre y otra es hacerlo en el descuento de tu carrera deportiva, sin opción a enmendar nada. Es tan tétrico como el panorama que deja.

Muchos podrían pensar que era hora ya de plegar velas y dedicarse a otra cosa, pero sinceramente, esos corredores que alargan y alargan su carrera porque se sienten bien y compiten de tú a tú con los jóvenes tienen un mérito enorme y merecen todo nuestro respeto y admiración, cosa que cuando pasa lo que ha pasado, lo segundo se pierde.

Ahora Samu tiene otra carrera, fuera del circo, veremos con qué tino la gestiona. Tiene una parroquia fiel que no le dejara así como así.

Imagen tomada de Juanjo Arza

INFO

El abanico de portabicicletas en Cruz

Publicidad

Deja un comentario