¿Se puede hacer un Tour para beneficiar a alguien?

0
5
vistas

La semana que cerramos ha sido una “semana Tour”. Sí en pleno mes de octubre, pero semana Tour. Siete días de noticias, rumores y otras cuestiones que han dejado sobre la mesa el mapa de la próxima edición de la mejor carrera del mundo. Y las reacciones no se han hecho esperar. Algunos ven beneficio a los talentos nacionales, otros que el Tour copia a la Vuelta y los que más se desesperan ante un recorrido tan insustancial como escénico.

El Tour de Francia, siempre lo hemos creído, no necesitaba de novedades ni brincos al vacío. Es la mejor carrera, el rompeolas de las grandes estrellas, el escaparate donde las nuevas hornadas quieren destacar y asegurarse un mejor porvenir y el lugar donde los mejores quisieran despedirse dese lo alto. Dicho esto, ASO, por lo que fuere, quiere romper el molde y a ver qué sale, sólo ellos se lo pueden permitir podemos pensar.

El resultado, lo dijimos al calor de la puesta de largo, es un recorrido descompensado totalmente, se mire por donde se mire. Incluso podríamos decir que queda hasta raro plasmado sobre el mapa, con dos líneas casi paralelas por norte y sur, a modo de ceja de selva en medio de un despoblado hexágono.

Es obvio que el ciclismo nada tiene que ver ahora con el de hace veinte o treinta años. Ya no hablamos de dopaje, trampas y otras artimañas. El ciclismo son modas también. El Giro recupera la crono larga justo el año que el Tour quita casi todos los kilómetros de test individual. Si un día pensamos que la Vuelta fue la cobaya del Tour, aquí tenemos el mejor ejemplo, en Francia toman nota de lo que han hecho en la carrera que controlan y lo aplican a la joya de su corona. Veremos que recorrido adopta la Vuelta, pero en la última edición la moda de cuestarrones parecía en cierto desuso.

1

Sin embargo, cuando se presenta un recorrido siempre pensamos en a quién se beneficia. Resulta inevitable pensarlo así como llegar a una conclusión. Purito ha dicho que “sería un pecado no correrlo” y las estrellas francesas se ven envalentonadas. De cualquiera de las maneras pensar, como bien dijo Perico en el As, que este recorrido es para dar chance a las estrellas de casa es ir muy lejos, porque por esa regla de tres Alberto Contador debería verse ampliamente beneficiado más cuando las cronos no le cunden como antaño.

Incluso diría más, que Francia vele por sus estrellas es digno y legítimo, otra cosa es que el resultado nos parezca bien. Pinot, Bardet y Barguil, principalmente, porque a Peraud las cronos no le estorban, tienen un buen recorrido para sus intereses. En su mano está poner fin a un periodo maldito de treinta años sin ganador de cara. Conviene no olvidar que el abanico de rivales es tan amplio, y variable hasta que empieza la carrera, que aventurar beneficiados es harto complicado, tanto como pensar que Chris Froome renuncie de buenas a primeras a la mejor carrera del año.

En España el debate cuando hablamos de Francia se envenena desde el minuto uno y nos olvidamos las no pocas llegadas en alto que tuvo Perico en su Tour o de las largas y abundantes cronos en las que Miguel Indurain machacaba a discreción. Argumentábamos entonces que el ciclismo moderno era eso, Miguel Indurain, es decir un atleta fuerte, corpulento y completo. Ahora nos rompen el molde que creímos eternos, como quizá los ciclistas de hace noventa años creyeran para siempre etapas de 300 kilómetros en el Tour. El ciclismo es circular, la rueda gira y que no pare.

Imagen tomada del Facebook de Tour de Francia y declaración tomada de Diario As

INFO

Algo que marque la diferencia puede ser “sencillo”

2

El guardabarros “sencillo” protege de las salpicaduras de la rueda trasera de la bicicleta sea cual sea la disciplina y se instala sin herramientas en la mayoría de sillines.Usado en todas las disciplinas, mountainbike, carretera y ciclismo urbano. Y cuando no se usa puede plegarse y llevarse cómodamente en el bolsillo. Con un peso apenas superior a 12 grms, se mantiene de forma consistente en el sillín gracias al diseño de sus formas y al material empleado. Sencillo parte de un sistema de anclaje simple, se instala sin herramientas, bajo el sillín en los railes de este, se mantiene firme, actuando como guardabarros de protección de salpicaduras de a rueda trasera de nuestra bicicleta .

Mira los tuyos aquí

Publicidad

Deja un comentario