#RadioVuelta – Semana 11

1
4
vistas

#Trend Entre Milán y San Remo

Como siempre trepidante, la Milán San Remo nos dejó doloridos en el sofá tras ver rodar a ese nivel los mejores clasicómanos del mundo. Se abre la primavera con todas las de la ley con la victoria de un integrante de la llamada nueva generación. Tras ser protagonista en los adoquines hace un año, John Degenkolb se abrió a San Remo, una clásica que le va bien por definición batiendo al ganador saliente que tuvo que hacer frente al sprint demasiado lejos. La semana italiana se había abierto con el tramo final de Tirreno que se llevó Nairo Quintana y con el triunfo del siempre presente velocista italiano Giacomo Nizzolo en el GP Nobili.

#Click La marca del campeón

Los labios de la azafata del podio se clavaron en la mejilla de Degenkolb, la medalla más visible, pero efímera, de una victoria que para muchos justifica toda una trayectoria, sin embargo a este fornido ciclista se le auguran más momentos como éste.

#Profile El premio para John Degenkolb

Pocos ciclistas se muestran tanto como este alemán, joven, potente y muy corpulento. Digno producto del gran trabajo que despliega su equipo con los velocistas, nunca ha tenido problema en compartir galones, e incluso desde el segundo escalafón con Marcel Kittel. Aunque siendo rápido como es, Degenkolb atesora una polivalencia que le da más recorrido que su compañero pues se trata de un perfecto producto para pelear por monumentos tan dispares como San Remo, que ya ha ganado, o Roubaix.

#Clipping

Nervios en “chez Tinkov”. Poco tardó en saltar el propietario de equipo que también ejerce como director. Oleg Tinkov se quejó de que sus hombres no ganan. Tras el éxito de Sagan en la penúltima jornada de Tirreno, donde Contador anduvo por debajo de Nairo, el magnate le ha dado instrucciones claras a Bjarne Riis, sobre quien pende el veredicto de un informe sobre dopaje emitido desde su propio país. Le dijo claramente: “Son atletas, no princesas”. Convivir con el sugerente sonido de sables sobre tu cabeza. Entre el cambio del rublo y sus estrellas en plena sequía, al rubio se le hace cuesta arriba este inicio de temporada.

La última gilipollada de Lance Armstrong. La noticia merece eso, ser leída en diagonal. Un día antes de cada etapa el siete veces ganador del Tour, desposeído de tal honor varios años después, quiere correr al menos un par de etapas de la próxima edición con fines benéficos. Obviamente que Armstrong se preste a tal menester ayuda a la causa pues arrastra masas, la lucha contra la leucemia, pero quizá debería pensar que en el camino siga ahondando en la herida de muerte que ha abierto en el corazón del deporte que dice ser el de sus amores.

Ponferrada o la gestión imperfecta. Manda nuevos que un deporte que mueve tan poco y da tan pingües suelos a sus protagonistas como el ciclismo, sea también pasto de políticos manirrotos. El mundial de Ponferrada, meses después de su celebración sigue siendo protagonista por la tristísima gestión de sus mentores que arroja más y más números rojos con el paso de las semanas.

 #Hashtags by @LiveCiclismo

   

Imagen tomada de Facebook de Milán-San Remo

1 COMENTARIO

Deja un comentario