Ser ciclista es una actitud

0
27
vistas

Llevamos no sé cuánto tiempo en estos #JuevesUrbanos hablando de lo humano y lo divino, de semáforos rojos, de ropa, de carriles bici, de sudar o no, de montar con frio, de llevar a los críos al colegio,… de todo lo que se nos ha ocurrido y un poco más.

Hace una semana un buen amigo de este mal anillado cuaderno, Jose Maria Caroz, hizo una reflexión sobre lo que necesitaba este colectivo de ciclistas urbanos: menos egoísmo y más autocrítica. Rara vez un post alcanza un consenso tan amplio, todos lo han visto con buenos ojos. Si del egoísmo nunca me había atrevido a opinar, por desconocimiento más que nada, de la autocrítica sí que habíamos hablado, y por defecto, por apreciar, desde fuera, que no existía, no al menos en la medida en que nos parecía oportuna, aunque otro buen amigo de este espacio, Pedro Bravo, nos apuntó que en uno de los congresos que se ha hecho sobre la bicicleta sí que hubo autocrítica, y mucha,

Dicho esto y todo lo que hemos explicado este año de #JuevesUrbanos creemos que ser ciclista es mucho más que ir en bici a los sitios, es una actitud, es lo que en anglosajón en plata se diría “way of life”. Aunque suene pedante no es más que extender los valores que nos mueven a coger la bicicleta para ir de un sitio a otro a todos los rincones de nuestra vida.

Por ejemplo, ser ciclista implica una actitud de respecto con los peajes de la energía, tener la luz apagada cuando no se necesita, el climatizador a temperatura adecuada y el derroche del agua como un sacrilegio, pero hay más, implica ser coherente con la forma de expresarse y moverse, con calma, tranquilidad y sobretodo paciencia, esa que muchas veces se nos escurre. Prisas cero, aunque sea complicado decirlo. Slow cycling.

Ser ciclista es una actitud, por ejemplo la de elegir no siempre el camino más complicado pero sí el más coherente para con nosotros y el entorno. Y sobretodo no caer en el error de muchos que proclaman la igualdad y no respetan el que camina por tu lado. En unos de los post que escribió Tony de Barceloneta, dijo que lo de los semáforos en rojo no iban con el ciclista porque no se concibieron para el ciclista y aunque podríamos encontrarle cierto sentido, no podemos estar de acuerdo.

Como dijo Caroz, el respeto se gana respetando y la coherencia, siendo coherente. Es indudable que la industria que rodea la bicicleta da trabajo y genera riqueza pero combinar tus ruedas de perfil alto con su bolsa quizá no sea imprescindible aunque seas guay. La bicicleta se ha convertido en moneda de cambio en escaparates, revistas y estudios fotográficos y es un halago para quienes la amamos, pero que no nos hagan perder el norte, la esencia está en otros lados, en la propia sencillez que la máquina destila, como dice el excelente fotógrafo Brazo de Hierro.

Imagen tomada de www.fixelane.com

INFO

Desde el Hotel Rh Bayren & Spa te ofrecemos la posibilidad de disfrutar de todo tipo de rutas ciclables , tanto de carretera como de montaña. Proponemos rutas abiertas a su gusto, y rutas “a medida”

Publicidad

Deja un comentario