Serie 12×12: Una leyenda en activo llamada Tom Boonen

0
3
vistas

Cuando sacudida de tu pedalada resulta poderosa, alcanzas el cielo a los pocos años de tu debut. Grandes equipos se sortean tus prestaciones, te ves dueño de todo aquello que muchos necesitan una vida para conseguir, es complicado que, al menor bajón, vuelvas a ser lo que fuiste e incluso mejorar lo logrado.

Por esas tres fases pasó Tom Bonnen. Un deportista que en Bélgica fue aupado en calidad de semidiós, posteriormente pasó por un paréntesis deportivo y emocional achacable a la propia inercia irregular que se atribuyen los grandes talentos, para finalmente volver por donde solía, incluso más fuerte aún. Hace menos de un año comentábamos esto de Tom Boonen. Año X momento Y. No se le ponían muchos condicionantes por delante, sólo saber si el suyo sería un camino de ida y vuelta al estrellato.

Las temporadas 2010 y 2011 fueron complejas para el astro y musa de Quick Step. Ajeno a las grandes citas, su figura se diluía. Fabian Cancellara le eclipsó en el duelo de 2010 mientras que un año después otros dos belgas, Van Summeren y Nuyens, se llevaron los cetros que mueven sus ambiciones. Lo peor fue lo alejado que pareció de plazas otrora indiscutibles. Clase, categoría, poder nunca dejó de tener, pero cómo plasmar estos tres elementos se había convertido en un caos.

La campaña de 2012 fue a priori una moneda al aire que al final resultó tener dos caras iguales: éxito seguro. Tom Boonen ha alcanzado a sus 31 años la temporada perfecta en el pavés. La mejor de las que recordamos, estadísticamente y en ejecución. Llevado por los demonios, el principal afectado por la gesta de Boonen, el siempre eterno Roger De Vlaeminck emprendió contra el ahora astro. No digirió que los registros están para batirlos, que no son sempiternos.

De Vlaeminck emprendió contra sus rivales. Ciertamente Boonen pareció muy superior, pero en su debe también se esconden méritos y notables. Redondear una campaña que incluye cuatro de los cinco grandes eventos de pavés no es atribuible exclusivamente a la endeblez de unos rivales entre los que no se contó Fabian Cancellara. También hay trabajo de Boonen y los suyos.

En la Het Nieuwsblad nunca un segundo puesto fue tan significativo pues le sirvió de píldora de aquello volvía a chutar, y vaya si chutó. El mes de abril de 2012 ha sido para Tom Boonen la obra cumbre en una trayectoria ya mayúscula de por sí. Empalmó la cuatro grandes del adoquín en dos series, la cara A con Flandes y Roubaix y la B con E3 y Wewelgem. Ganó en todos los estadios posibles, al sprint, en fuga acompañado y en solitario con un ataque de leyenda como el que le empujó hasta el velódromo de la fabril ciudad del norte francés.

Poseedor de registros de excepción, el pelotón mundial contemporáneo podrá decir en 2013: “Yo fui leyenda, yo corrí con Tom Boonen”.

“El masaje está pensado para que el deportista recupere mejor del esfuerzo que ha realizado y esté preparado para el esfuerzo posterior que tiene que hacer”  Jordi Solano Masaje Deportivo 

Foto tomada de http://www.sbs.com.au

Deja un comentario