Serie mitos: El campeón que siempre cenaba con una copa de vino

0
5
vistas

“En mi época los directores de equipo eran comerciales y conductores de coche”. Roger Pingeon fue uno de esos campeones de transición. Ganó un Tour de Francia, el de 1967 batiendo a Julio Jiménez, en el paréntesis de liderazgo entre Anquetil y Merckx. Compitió contra Poulidor y Gimondi, quizá más conocidos, pero sin embargo su bagaje estuvo cerca si no por encima de los mentados.

El ciclismo como lo vemos y entendemos ahora empezó a gestarse en los cincuenta, antes esto era la edad de hierro y mucho antes, la prehistoria. Sin embargo la aportación de ciertas formas, muchas veces de ocurrencia individual, y sumadas todas ellas, dio vida a los usos que hoy suponen una Biblia para el gran campeón.

Roger Pingeon por ejemplo. El francés fue un fanático del descanso y soledad del ciclista como parte del entrenamiento invisible, pero efectivo a la postre. Su cuidado personal, el intentar estar solo en la habitación y la copia de vino en la cena, algo que irritó a sus directores, fueron señas de identidad de este ciclista.

Meticuloso hasta el extremo, Pingeon negaba la gorra al aficionado si éste se la solicitaba en periodo invernizo. El frío le hacía refrescar su recurrente sinusitis y no podía ceder ni un gramo de caloría por desprotegerse la testa. Ello le hizo gestar una fama de distante con el público. Su actitud nos recuerda mucho a Cadel Evans o también a Bradley Wiggins, corredores que privilegian sus quehaceres profesionales por encima del cariño del público, incluso a riesgo de ser menos queridos.

Lector habitual de la revista “Ciencia y vida” se adelantaba a los suyos con decisiones tan salomónicas como portar dos bidones medio llenos en la parte trasera de su maillot para equilibrarlos mejor que si llevaras uno lleno en medio. Como buen conocedor de los procesos estomacales, llena dichos bidones con papillas para niños de dos años. “No digería bien la lactosa” aseveraba este corredor anónimo en medio de la constelación que es el palmarés del Tour, pero autor de algunos de los detalles que hoy “encuñan” los mejores.

 

Sobre serie mitos: Ahora que baja la actividad, intentaremos elucubrar sobre historias curiosas que envuelven alguna de las leyendas de este deporte. Con Pingeon abrimos una serie que quiere, cuanto menos, sorprender.

 

  • Esta historia de Pingeon es un extracto del nº 500 de la revista Vélo Magazine

Publicidad

Deja un comentario