Serie mitos: Learco Guerra, el primer y singular campeón del mundo contrarreloj

0
2
vistas

Para muchos la hermosísima isla siciliana fue la primera sede del Campeonato del Mundo contrarreloj, y no, fue  la segunda, pues esta carrera que viste de arco iris al mejor croner de la faz de la tierra no debutó en 1994, sino en 1931, aunque se integre en el palmarés de la prueba de fondo.

Fue el 29 de agosto de 1931. La ciudad de Copenhague acogió la primera edición luchada en solitario, sólo cuatro años de que los Mundiales debutarán. Aturdidos por las exhibiciones de ciclistas italianos en las primeras ediciones (Binda, Girardendo, Piementosi,…), la UCI decidió en su reunión de París en febrero de 1931 abrir el abanico hacia una crono para dilucidar el campeón.

La carrera tiene lugar sobre ¡172 kilómetros en solitario! Un recorrido concurrido por 17 contendientes donde Learco Guerra es el más veloz tras poco menos de cinco horas de esfuerzo. Ferdinando le Drogo i Alberto Buchl le acompañaron en el podio tras firmar más de cuatro minutos que el ganador.

A más de 35 kilómetros por hora de media, Guerra cincela la estampa del sufrimiento con tubulares a la espalda pues ejerció tiranía sobre sus rivales aunque domando los elementos y la fatiga. Guerra cubrió los primeros 50 kilómetros por encima de los 40 a la hora luego bajó a los 39,5 pasado el centenar de kilómetros. Una exhibición de otro tiempo lograda por un corredor de otro tiempo. Learco Guerra fue posiblemente el primer gran maestro del crono de la historia.

Publicidad

Deja un comentario