Si Eloy Teruel fuera inglés…

1
33
vistas

Permitidme que os haga una pregunta: ¿Estuvo Eusebio Unzúe viendo a su pupilo Eloy Teruel en la puntuación del Mundial? Sin jugar a adivino, quiero pensar que debería, pero no estoy seguro de que lo haya hecho. Dicho de otra manera, ¿dudaríamos  de Dave Brailsford en caso similar?

Eloy Teruel le ha dado a la selección española su primera medalla en los Mundiales de pista que se celebran en la primera ciudad de Bielorrusia. Sin temor a equivocarme, pocas veces se ha hecho tan magro caso a un resultado notable de un deportista español en el extranjero. Mientras los medios se despacharon con la vacía e inútil intervención de Angel Vicioso –como la de casi todos los ciclistas y exciclistas- en el ruedo de la Operación Puerto, míseras referencias adulaban el éxito del murciano.

A ver hay que ser coherente. Que en Minsk se corre una competición de primerísimo nivel ha pasado ajeno a los rotativos. Por tanto es de cajón que la plata de Teruel pasé desapercibida. ¿Queremos coherencia no? Ahí la tenemos.

Pero otra cosa es la gente del ciclismo. Eso es otro cantar. Es milagroso que un ciclista integrado en un equipo de carretera en España logre lo que alcanzó Eloy Teruel en Bielorrusia. Se sigue pensando, en España principalmente, que velódromo y carretera son términos semánticamente incompatibles y no se repara en la extraordinaria colección de grandes que han salido de las pelousses. Pero si hasta un velocista campeón del mundo como Teo Bos ha logrado ser pro.

No sabemos cuáles han sido las facilidades de Movistar en la labor de Teruel hacia su plata mundial. El murciano dice que han sido todas, obvio, y apostilla que se debería dar más margen en la compatibilización de ambas disciplinas. De cualquiera de las maneras dudamos mucho que el éxito del corredor haya quitado el sueño a su director.

Quizá como me comentaban en la sobremesa de la competición, ahora sea un buen momento para ver si desde el equipo azul se apuesta y se cree en la pista ¿Cómo? Por ejemplo fichando a otro buen fondista de procedencia hispana. Albert Torres, sin ir más lejos, un fenómeno a caballo entre pista y carretera que acumula, al margen de su edad, victorias en ambas disciplinas con un horizonte complicado si en la carretera no se gana las “garrofas” que le niega el programa olímpico.

De cualquiera de las maneras, Teruel no puede estar decepcionado con ese oro que sí es cierto se le fue  el postrero bufido. Y no puede porque su camino ha sido muy complicado y virado, pero ahí ha estado. Sorteó el complicado ómnium con buenos resultados incluso en Mundiales y quizá, sólo quizá, ahora haya encontrado lo que le ha llevado media vida buscar: un equipo que le da tranquilidad y una opción en la puntuación, una carrera que quizá vuelva al calendario olímpico.

 

Foto tomada de RFEC

1 COMENTARIO

  1. ¡Qué de éxitos nos ha dado siempre la pista con tan pocos medios! Una lástima porque, con un poco más de interés y patrocinadores, no sería una quimera el igualarnos a británicos, franceses y alemanes.

Deja un comentario