Si la gente es feliz, que gane España

5
2
vistas

Recuerdo una conversación con José Manuel Olivan, jefe de redacción de Radio Marca en Barcelona, hace dos años por estas fechas. A vísperas del Tour de Francia me había ofrecido para participar en alguna retransmisión en directo de una carrera que 18 meses después acabaría en el palmarés de Andy Schleck. José Manuel, con quien colaboró desde hace ocho años en el espacio de Marca Ciclisme, recogió con ganas mi ofrecimiento. Pasaron los días y aquello no se plasmó. La Roja andaba por Sudáfrica y sólo el fútbol interesaba en el dial.
Al día siguiente de ganar España el Mundial, volví a hablar con José Manuel. El Tour estaba en las últimas jornadas y aún existía la posibilidad de realizar alguna retransmisión en directo. No fue posible. En esa última charla del verano el veterano locutor me admitía la emoción que le causaba ver a España campeona del mundo. Yo sin querer ser cortante le dije que si aquello no implicaba un repunte del PIB, recuerdo algún listo decir que lo impulsaría un 0,7% no sé en base a qué cálculos, la emoción en mí no era tal. Estaba de la Roja hasta los mismísimos, su éxito cegó un debut radiofónico que quienes me conocen sabían de la ilusión que me proporcionaba.
Dos años después admito que mi percepción ha cambiado. Sigo viendo el fútbol como esos trucos de magia que en su día argumenté a mi efímero amigo, el quiosquero, incluso con mayor incredulidad. Ahora, mis preferencias son heterogéneas, grito cuando Italia elimina a Inglaterra por que ha jugado mejor y suelto un lacónico “bravo” cuando Xabi Alonso le clava el penalti a Francia o Cesc mata a Portugal en la tanda.
Esto ya no es cuestión de si te identificas más o menos con el rojigualda. Hace tiempo que dejamos de ser niños. La inocencia que David Millar describía cuando charlamos se rompió hace un tiempo. Sin embargo no puedo dejas de esconder cierto anhelo de éxito para España cuando a los pies de mi despacho oigo las sirenas describir euforia y la gente embargada por la pasión. Qué viva España.
Sí, esto ocurre en España. En pleno 2012, el año de la segunda recesión de W que alguno predijo y dictó para nosotros. El fútbol es borrachera de sentimientos, a veces confundidos, es escape, dimensión catártica y si la gente con la que me cruzo por la calle o en el metro ataviada de los colores patrios olvida las penurias durante unos minutos, pues qué cojones, que las aparque y vea la vida con los ojos de niño que hace tiempo dejé un cajón. Más esta puta noche que un amigo al que aprecio un huevo cuenta sus últimas horas de vida. Al fin y al cabo el combustible vital nos llega desde donde menos lo imaginamos y en las circunstancias más impredecibles. Mi deseo: si la gente es feliz, que gane España. 
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

5 COMENTARIOS

  1. Siento lo de tu amigo Iván…hace ya algún tiempo que yo también dejé de ver la vida con los ojos de la niña que una vez fuí y cada día supone un reto para mi.No entiendo que un país que se "va a la mierda" , pueda ser feliz por el simple hecho que once hombres vestidos de rojo ganen en un deporte que creo está supervalorado.No me gusta el fútbol, hoy he visto el final por que la curiosidad ha podido conmigo y decir que me importa "un carajo" quien gane el domingo quedaria raro, así que… que gane España.

    • Este blog es de ciclismo…y no creo que mi visión de que el país en el que vivo "se vaya a la mierda" le importe mucho a nadie, pero ya puestos…Puede que para ti que probablemente trabajas en un comodo despacho, no lo ves de igual manera; pero trabajar diez u once horas en la calle por menos de la mitad de lo que ganabas hace un año (y dar gracias por que tienes ese trabajo y no estas en el paro) te suben la luz, el iva,las matriculas de universidad, te dejan sin beca para estudiar, tienes que pagar las medicinas, etc , etc, mientras que las personas que "comandan" nuestro destino siguen sus comodas vidas; permiten que corruptos y "chupatintas" estén en la calle después de haber estafado lo que nadie sabe de verdad.Hace mucho tiempo que para mi, este país de "mis amores" se fue " a la mierda".

Deja un comentario