Sin dinero ni cultura deportiva ¿cómo quieres que haya medallas?

1
3
vistas

Muchas veces he discutido sobre el verdadero termómetro deportivo de un país. Al calor de soflamas tales como “la edad dorada del deporte español”, he sostenido que el verdadero nivel del potencial deportivo de un estado se calibra en unos Juegos Olímpicos, con un muestreo tan significativo de modalidades como para hacerse una idea del paisaje general de cómo está verdaderamente un país en materia deportiva.
España estos años ha cosechado grandes éxitos que no desmerecen su perfil de potencia deportiva. Victorias de gran calado, sin duda, pero conseguidas con el buen hacer de profesionales, en gran parte, que si bien son PIB nacional, se salen de los circuitos normales del deporte de mano y cincel, que no deja de ser por otro lado, el que da la medida en un medallero en unos Juegos Olímpicos.
En la salida de esta cita que llena de deporte Londres durante dos semanas, se lamentaban muchos de las bajas españolas. Eran importantes, pero no tanto. Tomamos nota de ciertos nombres que si bien pueden garantizar medallas, no dejan de ser superprofesionales, con sus sueldos alejados en millones de los del deporte de base, ese que en definitiva que te ubica en un lado u otro del manido medallero. Ése que hay que cuidar y no se cuida.
Con todo resulta gracioso, y hasta irónicamente enternecedor, ver a nuestros periodistas metidos a contables de medallas y adivinos programando cobertura para eventos donde se espera que caiga alguna presea más. Una tras otra se va “como lagrimas perdidas en la lluvia”.
Para mí no deja de ser un ejercicio de prestidigitador. En pocas palabras, rascar donde no hay. Primero, parte de esa legión metida en harinas olímpicas, carecen de los mínimos conocimientos de lo que habla. Si tú ves aguas bravas una vez cada cuatro años, dudo cierto grado de fiabilidad en tus comentarios. Pero es que además ninguno de esos soportes que alientan la edad dorada del deporte español hace menor atisbo de autocrítica ante la marginación total y sistemática a todo lo que no es fútbol que hacen en sus espacios. Luego piden cuentas y medallas en los juegos.
Sí señores, España carece de toda cultura deportiva, y sí, los logros de los últimos juegos han tenido particularidades que en esta ocasión no se han dado. No hemos tenido a Miguel Indurain, ni a Rafa Nadal, ni a Samuel Sánchez,… para salvarnos la papeleta. Una de las medallas que esperamos cuelgue del cuello de los nuestros es la del baloncesto, en la mano de profesionales de esto.
Si a la escasez cultural que envuelve a la sociedad española le aliñas una crisis económica de caballo, tienes el círculo vicioso girando sobre tu cabeza. Jodidos es poco. Gervasio Deferr, Joan Llaneras y David Cal son excepciones de un sistema que no premia el esfuerzo individual. Y es así. Judo por ejemplo. Deporte que entre BCN y Sydney ha dado cuatro oros si no yerro, ahora mismo es un solar con varios competidores mileuristas que bastante tienen con defender el pabellón ante el rodillo francés y nipón.
Miren el medallero, vean a USA, Francia, Gran Bretaña e incluso Italia, no decían que estaban en una crisis equiparable a la nuestra. Vean la riqueza de su medallero. Un botín que proviene de muchos lados. Pero claro, cuando ves noticias como éstas cuyo pie de foto habla de un velocista de 1500 metros se te cae el mundo al suelo. Hablaríamos de una errata, pero qué quieren que les diga, no deja de ser otra muesca. Seguiremos hablando de ello, seguro. 
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

  • Desde mi punto de vista (puede que no la más experta), la única cultura deportiva que este país conoce, es la del futbol, un poco la del tenis, baloncesto y poco más. En la mayoria de los deportes que se ven en las olimpiadas de verano e invierno, nos quedamos a "años luz" de la mayoria de los paises del Este, Norteamerica y ahora China. El dinero es el que manda y ha mandado siempre y ahora precisamente no corren buenos tiempos.