La Barcelona-Sitges y su “éxito”

0
3
vistas

Podemos decir que la Barcelona Sitges ha sido todo un éxito, de participación y comportamiento cívico, de lo cual tenemos que felicitar a la Federació Catalana de Ciclisme, la gran cantidad de voluntarios y a todos los participantes que han sido muchos.

Ahora bien, entre todos tenemos que conseguir que las instituciones, sobre todo los Ayuntamientos por los que discurre la pedalada, no nos obliguen a la “semiclandestinidad”, obligándonos a transitar por zonas deshabitadas, por no decir desérticas, en un intento de evitar dificultades al tráfico rodado pero que hacen que un acto reivindicativo y su éxito resulte poco visible, salvo por la repercusión que pueda tener en los medios de comunicación.

Uno de los objetivos de un evento como la pedalada Barcelona Sitges debe ser no solo conseguir única y exclusivamente un éxito hacia nosotros mismos y nuestro “ego” sino que debería ser un acto reivindicativo para y con la sociedad, siendo por tanto imprescindible el convencer a las diferentes instituciones y ayuntamientos de la vuelta al recorrido inicial que circulaba por el centro de sus respectivas poblaciones haciendo visible lo que es una justa reivindicación para con el mundo ciclista y la sociedad en general e incluso intentando hacer participar a nuestros conciudadanos, sin desdeñar el estudiar recorridos alternativos que pudiesen ser más atrayentes para los participantes y otras instituciones así como implicar a otras zonas del territorio.

A pesar de ser es de ser todo un éxito, que lo ha sido, quizás empañado por el ocultismo antes comentado, se ha echado de menos un cierto talante reivindicativo de los participantes y, también, de una mayor presencia del ciclismo profesional que en nada debe empañar la asistencia de Marc Soler que ante todo debemos agradecerle, desconozco si fueron invitados o no pero su presencia en un acto que reivindica es una mayor seguridad en el uso de la bicicleta hubiese sido de agradecer.

Otro aspecto a destacar es la gran participación por libre de personas que por unas circunstancias u otras no habían tramitado la correspondiente inscripción, y que por tanto participaban sin dorsal, lo cual nos debe dar que pensar si en el futuro no se debe volver a la fórmula abierta de años anteriores por cuanto la seguridad en el uso de la bicicleta es un tema de todos y no exclusivamente de los ciclistas federados.

Es cierto que años anteriores han existido determinadas actitudes incívicas que este año parece ser no se han dado a pesar de existir un número importante de participantes ajenos al mundo federativo y que deben erradicarse pero entiendo que no al precio de excluirlos de un acto reivindicativo como el de la pedalada que debe ser de todos por cuanto de ello no sólo depende su éxito sino que calen en la sociedad de la cual dependemos.

Por José María Caroz Ortiz

Imagen tomada de www.visitsitges.com

Publicidad

Deja un comentario