Slow cycling

0
9
vistas

Hace unos días me invitaron a un programa de radio en BCN con el objetivo de hablar de la fiebre y proliferación de bicicletas en las ciudades. Mi compañero de mesa ese día fue el que vosotros conoceréis por el documental “Ciao Pirla”, Oscar, cantante de un grupo musical, y asiduo y conocido ciclista.

Durante la conversacion surgió un término que realmente me llamó la atención y que quise traer a este blog desde el mismo momento que lo oí: “Slow cycling”, un “palabro” que viene a referirse a salir por salir, para hablar, departir, ver el paisaje, pasear, tomar el aire.

Oscar se refirió a él con anhelo, frustrado porque no encuentra amigos que salgan de esta guisa, porque todos, quien más quien menos, son auténticos pros equipados con bicicletas de varios miles de euros, GPS, prendas de ultima generación más un plan de entrenamiento y vatios y una vida monacal que les aparta de cualquier contacto social.

Aquello me hizo pensar mucho y hete aquí que nuestro amigo Roski Bike, Jordi Berenguer, el coco de la ultima Quebrantahuesos, nos ha explicado un poco cómo lo ve él:

Cuando la colgué hace años, después de mi época de pro, empecé a salir por puro placer, lo necesitaba, sólo juntarme con mis amigos, con los que me entendían y compartían afición, me sentía mejor y me hacía estar bien físicamente y mentalmente.

Además aquí, en Valencia, la cultura de el almuerzo es una costumbre y era una de las mejores cosas de las salidas… Pero pronto y cuando empiezas a encontrarte bien te entra el gusanillo de la competencion y cada vez te marcas objetivos más grandes (dentro de tus posibilidades, laborales y familiares).

En los 6 años que llevo más o menos en masters he tenido más momentos de salir por placer que por obligación, mis temporadas son de tres meses, ya que no me gusta obsesionarme más de lo normal (aún así muchas veces me agobio). Para el resto del año no me marco nada en concreto, sólo salir a que me de el aire y ya está: desconectar..

Hoy por hoy aún tengo el gusanillo de competir, pero sé que tendré momentos en que no querré saber nada de competiciónes ni nada parecido.. Pero lo que no me planteo es dejar la bici nunca porque me hace estar bien, juntarme con gente con la que realmente me encuentro bien. Es mi manera de desconectar…

En Xátiva hay una grupeta de más de cincuenta componentes, un auténtico pelotón y más del ochenta por ciento no compite, es pura diversión, y no veas, las tiendas de ciclismo por ejemplo, viven la mayoría de ese tipo de aficionados.  Y en la zona de Valencia, por clima y localización el ciclismo será siempre una manera de disfrute, a parte de competiciones y marchas. 

El ciclismo es un tipo de droga, sobretodo en la faceta de salir por salir, por encontrarse bien, por perder peso, por desconectar de los problemas.. 
Muchos con los que coincido han probado el gym, piscina,, dietas milagrosas, pero al final lo que verdaderamente les engancha es el ciclismo, ese tipo de ciclismo de salir por sentirse bien, de juntarse con los colegas sin presiones. 

Después alguno prueba a competir, a hacer alguna marcha, pero lo que está claro que ya ninguno (o casi ninguno) dejará el ciclismo porque esté ya está metido en su vida de una forma tan íntima que no puede prescindir de él. 

Imagen tomada de www.pedalea2.com

INFO

Entra en Tuvalum y mira la oferta más amplia de segunda mano a precios inigualables y calidad garantizada

Publicidad

Deja un comentario