Sólo nos faltaba Michael Rasmussen

2
69
vistas

El colorido puzle de pintorescos personajes que ha tomado la palabra desde que saltara la bomba de Lance Armstrong sigue completándose con inopinado ritmo. Aquí se expresa todo el mundo, con más o menos acierto, y arrojando más o menos dudas sobre el proceso que parece destinado crucificar de por vida el mito Armstrong.

La última apreciación la recoge este artículo en la versión digital de El Mundo y viene firmada por Michael Rasmussen, casi tête à tête con el doctor Ferrari. Ha querido el azar que estas declaraciones lleguen en un momento en que un servidor filtrea con las primeras páginas de “El chivo expiatorio”, un libro denso en pruebas donde el autor Verner Moller desmonta la conspiración que el danés dice haber sufrido en aquella edición de 2007. Es intrigantemente interesante el prólogo, allí hasta donde han llegado mis lecturas.

Moller no esconde antipatía por Alberto Contador, pues celebró un Tour que debió ser para Rasmussen, e incluso esboza una sonrisa cuando el fantasma de ese Tour 07 se cebó en el madrileño en forma de himno danés en los Campos Elíseos, tres años después y poco antes de ser acusado de positivo por clembuterol. Quizá lo más revelador de esas primeras páginas fue cuando el autor, durante el Mundial de Australia, se acercó a un apesadumbrado Mc Quaid en una cafetería y éste le confesó que por tan ridícula cantidad lo mejor habría sido cubrir un tupido veo. Con esta arbitrariedad, está todo dicho.

Pero volviendo a las palabras de Rasmussen, éstas no dejan de ser provocadoras. Y es que cada vez que un danés vestido con el maillot jaune alza los brazos en los Pirineos se lía. Once años antes de tocar la gloria, saborearla y ser desposeído de ella en el Aubisque, Bjarne Rijs apabullaba a la concurrencia en Hautacam. A pesar de ser un dopado confeso, Rijs sigue vigente en el palmarés del Tour, y Rasmussen define aquella actuación de “colosal”. Luego también tiene recuerdo para Lance Armstrong apuntillando lo siguiente: “Para mí, las prestaciones de Armstrong no serán menos fascinantes aunque se demuestre que corría dopado”.

Atención, por que cualquier paseo por cualquiera de las webs de diarios, prensa física e incluso informativos televisivos, ofrece lo que es ahora mismo el ciclismo: un muñeco roto en manos de gestores de información que no escatimarán morbo si en ello les va cuatro chavos publicitarios. ¿Recogieron acaso estos medios  los quejidos del danés cuando poco menos que era la rencarnación de Bin Laden?

Se abrió la caja de Pandora y ahora quien la cierre, debiera se la UCI si no estuviera tan desacreditada, puede salir hasta escamado.

Foto tomada de http://feeddoo.com

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Tengo la impresión que todo lo que rodea a Lance Armstrong estos últimos días, se está "desmadrando"._¿Por qué los que le han acusado no hablaron en su momento y permitieron la "farsa" de sus Tours?? y ¿ por qué en el ciclismo sólo vende el dopaje?? ¿la USADA sólo funciona para el ciclismo y no para el resto de deportes americanos??_
    Tienes razón la caja de Pandora ha sido abierta, pero en ella no sólo debería estar el CICLISMO.

  2. Yo creo que la UCI no se va a pronunciar sobre el "caso Armstrong" porqué el propio Lance tuvo mucha influencia sobre la UCI. Creo que no les conviene decir nada no vaya a ser que si a Lance le diese por hablar alguien de ellos caería también

Deja un comentario