“Strava arts”

0
67
vistas

Que Strava ha hecho mucho daño, o que ha dejado una huella indeleble en el colectivo de ciclistas populares y urbanos, es innegable, pero llegar al extremo de sacar la bicicleta a pasear por las calles y avenidas necesarias para que el trayecto te dé un diujo enorme, de varios campos de fútbol de extensión, es ya lo último.

El otro día la edición impresa de El Periódico de Catalunya, se sacaba esta pieza que también han colgado en web. Una fila de ciclistas urbanos en la que destaca un canadiense que se ha dedicado a hacer grandes dibujos sobre los mapas de Strava a través de su bicicleta.

Dicen que es lo ultimo y a mi parecer, aunque sea en esencia un hecho trivial, marca el grado de implantación y el número ciclistas en las ciudades. Si hay tipos que se dedican a esto, es que por medio ya han realizado el recorrido normal en todo ciclista de ciudad. Rizan el rizo.

Sea como fuere, lo que también llama la atención es la ristra de comentarios que se suceden al artículo. Sabemos que el tema es ligero, sin trascendencia ni peso, pero qué queréis que os diga, tiene su encanto y no deja de ser anecdótico de cómo evolucionan los tiempos.

Mandar al ciclista al velódromo, pedirle respeto a los viandantes,… todas esas cuñas no son más que el reflejo de una convivencia que no está resultado nada sencilla de alcanzar. Aprovechar cualquier excusa para bramar contra un colectivo que, con sus excepciones, es cien veces menos intrusivo que el automóvil, nos reafirma que algo se está haciendo mal en la introducción de la bicicleta en la ciudad.

No obstante, mientras las mentes pensantes mirar qué hacer para convencer a los más reacios sobre las bondades de una ciudad con bicis por delante de coches, mirad, mirad qué perlas cuelgan algunos en la red. Yo antes de criticar a un colectivo por esto, a la conclusión que llegaría es que hay gente con mucho tiempo libre, aunque haciendo esos garabatos tampoco hacen daño a nadie.

INFO

Viste tu fixie en 360º

Publicidad

Deja un comentario