El camino para ser campeón del mundo…

0
6
vistas

Conocí a Carlos –González- en septiembre 2013 conectamos y probamos juntos a partir de octubre, y en noviembre se vino a vivir a Valladolid donde yo estudio.

El ciclismo de tándem siempre me había llamado la atención. Tenía ganas de probarlo y por eso le dije a “Insu”, su anterior piloto, que si conocía algún deficiente visual para salir con él, estaría encantado de hacerlo. Esto ocurrió en 2012. Ya en verano de 2013, me dijo que estaba pensando en dejarlo, porque no podía dedicarle a Carlos todo el tiempo que necesitaba a causa de una hija pequeña, el trabajo…así que me propuso quedar con Carlos y para probar. El resultado ya lo habéis visto.

Competir en tándem te obliga a ir mucho más rígido. Los movimientos son más limitados. Por ejemplo no te puedes relajar estirando espalda y  piernas en una bajada. La máquina es más difícil de manejar. Aunque el paso por una curva sea rápido, no te puedes tumbar tanto pues vas con la sensación de que se te va a ir en cualquier momento.

Las velocidades que coges bajando son de vértigo, sólo deciros que yo no me atrevería a ir detrás. Cuesta el doble frenar y el doble arrancar de parado. Y con esas cosas hay que jugar en carrera para aprovechar las inercias que se cogen y arrancar cuando más daño puedes hacer.

La compenetración con mi compañero tiene que ser total. En pocas palabras ser los dos uno: apretar al mismo tiempo, levantarnos para lanzar el tándem, beber en la misma zona…, solemos hablar cuando pasa algo o cuando voy a tomar una decisión. Acostumbro a preguntarle si va bien o no. Le indico cuando debe que comer y beber, porque yo veo el terreno y el contexto de carrera y él no. Intento analizarlo todo y pienso por dos. A veces cansa mucho mentalmente pero me gusta.

En el caso de Carlos hay una particularidad, él empezó con el ciclismo una vez perdió la visión. Va aprendiendo de lo que le digo, pero aunque pueda imaginarse cosas, por la visión que le queda, no es capaz de apreciar los gestos, las caras que ponen los rivales, el desarrollo que llevan en un momento dado para atacarles…

Con todo estoy muy satisfecho con la decisión. No me esperaba que nos fuese tan bien desde el principio, pero conectamos y fue como un “amor a primera vista”. Hemos tenido muchos percances y averías. Convivimos con una mala suerte curiosa en cuanto a pinchazos, roturas de cadena… porque en el tándem las averías se multiplican, pero el ciclismo parece que ha sido justo y lo que nos quitó en alguna ocasión nos lo ha devuelto en forma de oro.

Personalmente, creo que es la labor de la que más orgulloso estoy de toda mi vida. Poder ayudar a alguien a cumplir un sueño, a hacer algo que sin ti no podría, a salir a la calle y sentir como le da el aire y como pasan los kilómetros, a recorrer España (y a donde nos lleven) con el tándem es algo que me llena totalmente y que cada vez que Carlos me da las gracias, me emociona.

En el fondo siempre me ha gustado enseñar a los demás, y en este caso lo estoy haciendo con Carlos. Le explico muchas cosas para que piense sobre ello, para que poco a poco se vaya desarrollando como ciclista y no se limite a dar pedales detrás de mí. Él no puede ver lo que yo veo, pero si se lo cuento, si le doy detalles, puede llegar a darme un razonamiento en el que quizá yo no haya caído, y a partir de ahí replantear una situación y tomar la mejor decisión posible.

Me gusta tomar decisiones en carrera, y con él lo hago como si fuera el líder de un equipo que manda a un corredor atacar a su rueda para unir las fuerzas y llegar más lejos. Al fin y al cabo, todo se trata de eso, establecer una sinergia que nos haga cada vez más fuertes.

El futuro apunta a los Juegos de Río. Son su sueño desde que le conozco y voy a hacer todo lo posible para que lo cumpla. Antes de ello hay que trabajar mucho, y el 2015 va a ser un año muy importante porque vamos a tener que demostrar que nada ha sido casualidad. Tendremos que exigirnos más y seguir con los hábitos que hemos cogido, sobre todo él, porque en cuanto a entrenamientos, alimentación, descanso…éste ha sido el primer año que lo ha hecho todo como un ciclista de verdad. Por eso creo que tiene mucho margen en todos los aspectos.

Yo me conozco muy bien, y nosotros parece que lleváramos varios años juntos, y eso me gusta. Tenemos feeling y esto no ha hecho más que empezar.

Por Noel Martín, campeón del mundo tándem formando pareja con Carlos González

Imágenes tomadas de www.rfec.com y deportesenavila.blogspot.com 

INFO

Tu estilo, tu día a día y tu Smartband Mykronoz

ksix1

La SmartBand Mykronoz es una pulsera que registrara tu actividad diaria y que te permitirá monitorizar todo lo que haces: tus movimientos, actividades de ocio.

Mykronoz es el complemento ideal para llevar puesta todo el día, vayas donde vayas. Registra tus momentos especiales y revívelos en tu smartphone. (camina, corre, controla tus calorías y la calidad e intensidad de sueño).

La SmartBand Mykronoz es un elegante e inteligente dispositivo para llevar a todas horas todos los días. Es resistente al agua y puedes llevarlo hagas lo que hagas. Es discreto y combina perfectamente con todas las formas de vestir.

Mira colores y precios…