Tour de Francia #11, la contracrónica

0
1
vistas

La undécima etapa del Tour, la segunda vivida en el corazón de los Pirineos, aún mostrándonos su dureza a raíz de los puertos que se debieron salvar a lo largo del intrincado recorrido, no nos deparó cambios de importancia en la tabla de la clasificación general, y más concretamente en los primeros puestos en litigio, que es lo que en verdad los aficionados saben valorar. Basta señalar, por ejemplo, que los ocho primeros lugares de la tabla no sufrieron cambios o alteraciones.

Están allí los mismos que estaban. Los puestos se mantuvieron inamovibles. Queda mucha competición por delante y de ahí que predomine por parte de los ciclistas cierta predisposición de no dilapidar energías así como así ante el compendio de etapas que quedan todavía por correr, adicionando, además, en la última semana los contrafuertes alpinos, que siempre por tradición han tenido una marcada trascendencia.

El polaco Majka acaparó el protagonismo del día

A primera vista, si que cabe destacar de todo lo que aconteció en la jornada el triunfo bien trabajado por el joven ciclista polaco Rafal Majka (25 años), un atleta del pedal con ímpetu y voluntad que ya el pasado año sobresalió de forma destacada. Esta vez, asestó la estocada certera en las estribaciones del célebre puerto del Tourmalet, cuya cima se situaba a 2.115 metros de altura, aprovechando que formaba parte de un grupo de ocho unidades que se puso en cabeza desde los primeros compases de la etapa en cuestión.

Su escapada final culminó con un éxito bien cincelado y bien merecido, con un margen de un minuto de ventaja sobre los dos clasificados a continuación: el irlandés Daniel Martin y el alemán Emanuel Buchmann, actores a valorar siquiera por un día.

A continuación y de una manera escalonada fueron llegando corredores, tales como el belga Pauwels (4º), los franceses Voeckler (5º) y Simon (6º), el holandés Mollema (7º) y el español Valverde (8º), que encabezaba precisamente un conglomerado de escogidos entre los cuales figuraban el británico Chris Froome, el sólido líder, el colombiano Nairo Quintana y los españoles Alberto Contador y Samuel Sánchez entre otros varios, que cruzarían la meta a más de cinco minutos.

No estaban allí ni el italiano Vincenzo Nibali ni tampoco Joaquim Rodríguez, hay que decirlo, afectado por una caída sin graves consecuencias. Nuestro representante catalán no acaba de encontrar la buena línea que todos deseábamos antes de iniciarse el Tour.

El equipo Sky sabe lo que tiene entre manos

Un elogio persistente a favor del poderoso equipo Team Sky, un equipo que se desenvuelve tácticamente como anillo al dedo arropando eficazmente a su líder Froome. Cabe destacar con especial predilección en este cometido al australiano Richie Porte y al inglés Geraint Thomas, sus dos ayudantes más significativos.

La escuadra presenta un cuadro perfectamente amoldado a los esfuerzos y con un potencial muy elevado para afrontar una carrera de largo kilometraje de esta índole que requiere incontables recursos ante los hechos inesperados que suelen surgir. Posee un cuadro técnico de hombres muy preparados que conocen a fondo los medios a aplicar ante los imprevistos que suelen imperar en ese género de pruebas.

¿Un porvenir halagador para Majka?

A esta pregunta que nos hacemos, queremos responder con cierto optimismo a la vista de su corta, pero ascendente carrera deportiva imperante tras haber cumplido los 25 años. Lo más llamativo dentro de su historial fue la actuación que tuvo en el Tour de Francia celebrado en la temporada del pasado año, en donde se adjudicó sin interferencias el Gran Premio de la Montaña en una modalidad que viene a ser su mejor arma. No contento con aquello tuvo la ocasión de adjudicarse un par de etapas que finalizaron en las poblaciones de Risoul (14ª etapa) y de Saint-Lary-Soulan (17ª). Aparte se llevó la Vuelta a Polonia, además de dos etapas.

Majka nació en la ciudad de Zegatowice y pertenece actualmente al equipo ruso Saxo Bank/Tinkoff, es decir, en la misma formación en el que figura nuestro representante Alberto Contador. Mide un metro con 73 de estatura y pesa 62 kilos, factores apropiados para destacar en la alta montaña.

Antes de dedicarse en serio al ciclismo, sintió cierta tendencia a darle al balón en el deporte futbolístico. Un compañero de estudios le animó a introducirse en el mundo de las dos ruedas. Se inscribió como corredor profesional en el año 2011. Cabe destacar también sus actuaciones en el Giro de Italia, alcanzando sendas plazas de honor en la clasificación general final. Fue séptimo en el año 2013 y sexto al año siguiente.

Razones tenemos para no equivocarnos, y más aquilatando su temprana edad. Tiene tiempo por delante para lucirse.

Por Gerardo Fuster

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

Deja un comentario