Los matices del número uno del Movistar Team

3
19
vistas

El Team Movistar ha cerrado por segundo año consecutivo al frente del World Tour de equipos. Números limpios, palmarés interesante,… el equipo azul, el único español en el máximo nivel, se maneja entre los mejores y los bate. Numéricamente es inapelable. En su balance cuentan con 34 victorias repartidas entre diez ciclistas, pero esa cifra, interesante sin duda, tiene aristas.

Obviamente encabeza el reparto Alejandro Valverde. El murciano logró 11 triunfos que le auparon a mejor ciclista del mundo por el mismo ranking. Muchos dicen que es la mejor campaña de Valverde, quizá lo sea por presencia y regularidad, ha estado delante de febrero a octubre, pero un servidor se queda con la que firmó en 2008 cuando amasó Lieja, San Sebastián más etapas en Tour y Vuelta. Aquel Valverde era demoledor, tanto que su sola presencia ayudó en mucho al oro olímpico de Samuel Sánchez en Pequín. Con Valverde destaca Nairo Quintana, cuatro victorias menos pero la primera gran vuelta en las cuatro temporadas de la firma telefónica en el pelotón.

Sin embargo, el discurso complaciente del cuadro azul encierra matices que por otro lado no quieren explicar. Por ejemplo, si miramos su balance de vueltas por etapas veremos que han ganado cuatro, sin duda el Giro la más destacada, pero las otras tres realmente de segundo orden –dicho con todos los respetos-. Hablamos de San Luis, Andalucía y Burgos. Las victorias de Valverde en el WT no son las más prestigiadas (Flecha, etapa en la Vuelta y San Sebastián) y ahí es a dónde vamos. El equipo ha acumulado un gran palmarés de base pero salvo Giro y actuaciones de Valverde no se ha prodigado en el máximo circuito.

Las grandes citas han caído en manos de otros y es ahí donde nos detenemos: ¿compensa un número uno en el WT o victorias como Lieja, Lombardía o etapas en Tour y Vuelta? No pocas carreras se perdieron por estrategias prendadas en miedo y conservadurismo. Sólo con Nairo en el Giro el equipo fue dueño de la carrera, sólo entonces –y no hablen de lo de Stelvio porque sin él Nairo habría ganado también- el equipo corrió a lo campeón, con intrahistorias bonitas como la de Gorka Izaguirre apoyando a Nairo en sus peores momentos. El resto del año, el mejor equipo del mundo, surgió de entre los resquicios de otros para llevarse lo que pudo, siempre a la contra, siempre agazapados.

Pero hay otra parte de la historia y esa no es culpa de Movistar y sí de la crisis bestial que estamos viviendo. Como único equipo español en el máximo circuito, Movistar es cuello de botella para todo el talento que surge en el pelotón español. Cualquier atisbo de progresar pasa por manos de Eusebio Unzue y los suyos. En el despiece del Euskaltel sacaron ciclistas como Anton o los Izaguirre a unos precios que no quisiera saber. Tienen otra perla llamada Jesús Herrada y su filial, el Lizarte, le provee a conveniencia.

Si España encabeza el WT lo normal es que Movistar sea el mejor equipo del mundo, muy mal se habrían de hacer las cosas para que no fuera así. A excepción hecha de Contador, Dani Moreno y Purito, todas las grandes figuras españolas recalan en sus huestes, las cosas así resultan mucho más sencillas e incluso con pizarras demostradamente erradas, el equipo se acaba llevando el gato al agua.

Imagen tomada del Facebook de Movistar Team

INFO 

Bioracer viste el nuevo Murias Taldea

 asper-bioracer-murias-equipacion-ciclismo.jpg

Bioracer será la ropa oficial con la que competirá el nuevo equipo Continental vasco, Murias Taldea, que se presentó en sociedad en la Alhondiga de Bilbao con una plantilla de 12 corredores, que serán dirigidos por Jon Odriozola, responsable deportivo que explicaba que: “Estamos en marcha. El ciclismo vasco necesitaba esta apuesta, un proyecto sólido que ilusione a todos los vascos, y entre todos la tenemos que sacar adelante. Murias es el salvador y un nexo de unión del ciclismo vasco. Estoy convencido de que a partir de ahora vamos a crecer con paciencia, ganas y sobre todo la implicación de todos. BH y Bioracer son compañeros y nos dan una gran imagen”.

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. La crítica sobre como se conduce Movistar tiene puntos con los que es fácil estar de acuerdo y que además son una tradición en la manera de competir de este equipo (conservadurismo se le llema aquí, pero puede pensarse también que es cabeza fría, serenidad e inteligencia; así ganaron 5 tours consecutivos), pero otros que considero se contradicen. Si la Clásica de San Sebastián o etapa de Vuelta sirven para formar parte del botín que hace que 2008 sea el mejor año de Valverde, luego estas dos mismas victorias no pueden ser consideradas de poca importancia para valorar el año de Movistar.
    En cualquier caso, terminar el año como primero de la clasificación por equipos nunca tiene que ser equivalente a ser considerado de manera directa como el mejor equipo. Simplemente, es el más regular, el que más puntos ha conseguido. De manera individual Purito ha terminado varios ejercicios como el número de la UCI y no podemos considerar que sea (ni haya sido en estas temporadas) el mejor ciclista del mundo. Esto ya sucedió hace muchos años con Sean Kelly, que durante varias temporadas consecutivas finalizó como número uno del mundo y sin embargo no ganó nunca un Tour, un Giro ni siquiera un mundial (a pesar de sus condiciones idóneas para ello, pero sin equipo nacional potente). La Vuelta 1988, en gran parte ganada gracias a bonificaciones, no era suficiente a todas luces.
    Lo que si quiero valorar de Movistar es que ha superado la peor crisis del ciclismo español que ha diezmado un potente pelotón como era el nuestro y lo ha dejado en un segundo nivel. Solo esta escuadra, nacida en el profesionalismo en 1980 y publicitada por Reynolds, ha logrado estar durante 35 años consecutivos siempre entre las mejores del mundo. Unos años con potencial ganador de Tour y otros no. Pero siempre ha estado arriba. Ahora liderada por un Valverde que declina muy lentamente y con un Quintana que sube muy rápido. Primero con Echávarri, después con Unzué, esta estructura navarra es la mejor que ha conocido jamás el ciclismo español. ¿Y como “juega”? Pues a la contra, con mucha frialdad y de un modo impropio en la historia del ciclismo español, que represantaban más los equipos de Pino, Carrasco o Mínguez.
    Lamento la extensión. Pero considero que el Movistar actual es la pared maestra del ciclismo español desde hace décadas. Superior al Kas ya hace bastante tiempo.
    Atentamente, Josep.

Deja un comentario