Temas: Alejandro Valerde

1

El favorito de la Vuelta es Valverde

Qué gran verdad, cuando Contador habla, sube el pan, o se agita el mercado. Es como el ala de una mariposa que en el otro lado del mundo, provoca una hecatombe. El madrileño con un micro cerca de la boca es un show, por no decir que circense. Le recordamos varias: lo de Andy y la cadena que le saltó, sus cambios de aire con el tema del “solomillo”, la fractura de la meseta tibial y sus consecuencias, el hombro… Continuar leyendo [+]
2

La metáfora de Purito

El final de la Vuelta, por la tarde con nocturnidad y un italiano en lo más alto, vino alimentado por los puntos de una meta volante en la madrileña Castellana. Alejandro Valverde jugó hasta el final por el maillot verde y acabó dando en la diana. El murciano, seguro número uno de la UCI en este ejercicio, arrebató el éxito a Purito Rodríguez, quien daba por finiquitada la lucha de esta pieza. “La última etapa es un día de fiesta”… Continuar leyendo [+]
0

Ciclismo puro y duro

La imagen es de Cumbres del Sol. El protagonista es Alejandro Valverde. Es el tramo final. El murciano fue el primero en arrear en la dura subida alicantina. Unos treinta kilómetros antes se había ido al suelo con su compañero Giovanni Visconti. “Clavícula izquierda inflamada y heridas en el brazo” dictaminaba la web de Movistar. “Es como si te clavaran un cuchillo” dijo Valverde en meta… Sin embargo ahí queda esa imagen, esa cara, la espalda que no da más… Continuar leyendo [+]
2

Valverde no cuaja más allá de los Pirineos

En la mitología romana, Saturno era un prominente dios de la cosecha. Representado siempre con una hoz en la mano, pudo reinar gracias a un pacto con su hermano mayor Titán, que le cedió el honor con la condición de que no podría engendrar hijos. Cuando Saturno tuvo descendencia con Ops, no le quedó más remedio que devorar a cada uno de sus vástagos, un destino del que sólo se salvaron Júpiter, Neptuno y Plutón. España podría, en ocasiones, compararse… Continuar leyendo [+]
0

Simon Gerrans siempre fue un capo

En 1989 se corrió un Tour de Francia que sentó cátedra. Lo firmó un ciclista, Greg Lemond, que salía de un túnel que empezó el día que su cuñado le pegó un tiro cazando. Un tiro casi mortal, que le cambió la vida y su forma de concebir el ciclismo. Del excelente competidor americano que emergió a mediados de los ochenta, se pasó a un corredor táctico, frío, escondido, pero resolutivo, un tremendo killer que en el año de autos… Continuar leyendo [+]