Temas: La Camperona

1 0

A pesar de todo, hay Vuelta

Lagutin cruzaba la meta y no se lo creía. Llevaba un brazo vendado. El dolor que tuvo que soportar no nos lo podemos imaginar. Acababa de subir a quemarropa un cortafuegos asfaltado hacia unas antenas por las crestas que asoman al valle de Sabero, un lugar en el que, como decía mi padre, “corría el dinero como el agua, cuando la minería iba como un tiro”. Siento hablar así de Lagutin, porque cada profesional que hace esto merece todo nuestro… Continuar leyendo [+]