Nibali no marca terreno

0
2
vistas

Entiendo que si el Tour de Francia saliera cada dos años desde UK, la marabunta en las cunetas no sería tal, pero lo cierto es que más allá de la moda, este país del primerísimo mundo tiene mimbres para que el ciclismo pase de coyuntura a estructura. La jornada de Sheffield ha sido ejemplo, en un terreno pestoso que más que las islas parecieron las Árdenas, incluso hasta en la estrechez de la ruta con ciclistas poco menos que pidiendo paso por entre el público.

Jornada de dos partes muy marcadas. La primera sin noticias más allá de la fuga con David de la Cruz al comando, pinta bien el catalán, y la otra con el Team Sky saliendo al envite, tomando el mando por el terreno que Froome conoció con sus mejores lugartenientes y midiendo las consecuencias de la caída de Richie Porte. Envite aceptado por el Cannondale de Sagan con Kadri, entre otros, por delante y enorme en la entrega.

Se trató de un juego de apariencias, de marcar terreno con buenas sensaciones en Team Sky, obligado por correr en Inglaterra y ser el titular del ganador, y Garmin, pero también de Astana, un equipo que por nombres infunde miedo. Queda mucho, muchísimo, pero el terreno se va marcando, bien sea por equipo o individualmente. Todos quisieron su tiro de cámara, algo que ama Nibali, Vicenzo Nibali, el ciclista de los imposibles que responde a Vinokourov con talegazos y se postula frente Froome y Contador. Otros marcaron terreno, el siciliano abrió la cuenta.

La jornada resultó imposible para Marcel Kittel, quien con o sin Cavendish es la referencia de la velocidad, pues entendemos que en el mano a mano el alemán dejó atrás hace tiempo al de la Isla de Man. Sea como fuere, Kittel  es el vivo ejemplo de la gestión de su equipo, el Giant, que por cierto no sería extraño acabara en manos de Fernando Alonso, como cabeza de puente para entrar en el ciclismo. Tiene el Giant y el Belkin. La primera una estructura enorme fenomenalmente grande y gestionada, la segunda muy grande pero mal gestionada. Ambas son holandesas y ambas con problemas de continuidad.

#fact Se cumplieron veinte años de la victoria de Francisco Cabello en Brighton, durante el primer paso del Tour por tierras británicas.

#àdemain Siete años después de una “grande départ” memorable, Londres vuelve al mapa del Tour sin el gran nombre para optar al éxito, el sucio Cavendish. Última jornada del periplo británico que pinta a transición.

Deja un comentario