El tesoro está en Alpe di Siusi

0
10
vistas

En el centro de los Dolomitas, con vistas a la Marmolada, a las crestas del Sella,… a la leyenda del ciclismo con mayúsculas, asoma Alpe di Siusi, en el Alto Bolzano, el cogollo del Trentino. Se llama también Seiser Alm, porque el lugar fue frontera que subió y bajó a las acometidas las no pocas guerras que sangraron estos verdes valles.

Su paisaje, en medio de tanta belleza, es embriagador, de una ternura icónica, con ese frente rocoso casi plano como la mesa de billar por la que Coppi volaba cuando subía el Pordoi. En la cronoescalada del Giro que nos ocupa, llanos sólo los primeros 1800 metros, luego nueve kilómetros por encima del ocho por ciento, así, cuadrado, casi perfecto, como el Giau ayer, un 10 por 10, diez kilómetros al diez por ciento. Apetece el reto.

Alpe di Siusi by Bkool
Alpe di Siusi by Bkool

Ojo porque la cronoescalada del Giro, esa rareza ciclística que en Italia respetan como fija en las últimas ediciones, suele marcar la suerte de los ganadores. Nairo Quintana y Vincenzo Nibali pueden hablar de la trascendencia de la cita, que en su día ganó también Alberto Contador aunque sin efectos por serle arrebatado aquel Giro de hace cinco años.

Alpe di Siusi es el tesoro. En el Giro del centenario, en 2009, Denis Menchov marcó terreno en el lugar. Recién iniciada en el Lido veneciano, esa carrera puso rápido los pies en los Dolomitas, y de inicio, en la primera semana, Denis Menchov se impuso fácil sobre “l´ enfant terrible” Danilo Di Luca, que salió de rosa un día en el que el mundo vio sufrir a Lance Armstrong, maduro y roto a seis de la cima.

Asaltad Alpe di Siusi después de merendar, Bkool lo tiene en su sistema…

Publicidad

Deja un comentario