#TOP2015 – El impás colombiano

0
6
vistas
Giro dÕItalia 2014 - 97a Edizione - 21a tappa Gemona - Trieste 172 km - 01/06/2014 - Tifosi Colombia - foto Ilario Biondi/BettiniPhoto©2014

Nairo como ejemplo, Nairo como síntoma, Nairo como bandera de los sentimientos encontrados de un país que ahora mismo no es un país más, es un semillero de talentos como rara vez se ha visto en la historia, más que centenaria, del ciclismo.

Colombia tiene poco nuevo por ganar en el ciclismo. Dominaron la Vuelta, hace casi treinta años con Lucho Herrera, se estrenaron en el Giro la pasada campaña con Nairo, han pisado el podio del Tour con Nairo y Fabio Parra, han ganado carreras de todo tamaño y pelaje, más largas, menos, se les resisten por el perfil histórico de sus escaladores las clásicas y el mundial, pero eso es harina de otro costal.

Como dijimos con Nairo tenemos el vivo retrato de este ciclismo, un corredor que se ve para ganar el Tour ya, sin esperar, llevándose consigo el maillot blanco, sin reparar en su tierna edad ,porque en el fondo tiene calidad para optar al premio gordo. Froome le ganó por la mano en un dique holandés, un matiz, un momento de desconcemtracion y corte en el grupo. Luego tablas en el resto: en el cómputo Pirineos-Alpes, ahora que no hay cronos.

Las ocasiones las pintan calvas, y los momentos están para aprovecharlos, Nairo no pudo, no quiso, o no le dejaron, en el Tour y ya en la Vuelta aparecieron todos los males. No iba como en Francia, fatiga y una enfermedad en la etapa andorrana, y sin embargo logró acabar en el top 10, muesca de su calidad, tremenda, pero no eterna y aunque sea joven, Nairo y Colombia quieren ya el Tour.

2Al menos en la Vuelta le salió contrapunto, de Bogotá, con una sonrisa que camela, Esteban Chaves, ciclista excelso en la primera semana de carrera, estilo impecable, cálculo perfecto de distancias, liderato y dos etapas. En el resto de carrera tocó aprender y le fue bien porque se mantuvo y se cargó de argumentos para pensar que en el futuro una gran vuelta no es una quimera.

Chaves fue la cara, Carlos Betancur, otra vez, la cruz. El ciclista que se perpetuara en la vanguardia del Giro de 2013, que ganara con ataques eléctricos la París-Niza, se paseó sin pudor ni presión todo el año. En Movistar quieren recuperarlo, veremos si serán capaces, trabajo ya tienen.

En el balance de Rigoberto Uran la moneda cayó de canto. Su gran problema es que la grandes que ha tenido a su abasto, siempre le ha aparecido uno más fuerte y en 2015 sencillamente no ha podido estar con los mejores nunca. Ni en el Giro, aquejado de enfermedad, ni el Tour, Uran fue una sombra de ese ciclista que siempre dio la cara, pero anticipo de una victoria muy bonita en Canadá, en una de esas clásicas que nunca menospreció y que tan bien acostumbran a tratarle.

Fernando Gaviria, el verdugo y relevo de Cavendish, es la muestra del talento y variedad que se maneja en este vergel sudamericano que, a pesar todo, siempre saca adelante sus mejores ciclistas. Mirad si eso el Team Colombia y su desaparición que pone luz sobre un sistema que no funciona lo bien que debiera. Colombia no son sus estrellas, es la ingente cantidad de ciclistas que darían para tres o cuatro equipos gestionados desde el país andino, sin necesidad de ceder el mando a nadie.

Deja un comentario