Tour #15- Pantano sí puede

0
13
vistas

Fue realmente una actuación muy positiva y un tanto inesperada la llevada a cabo por el colombiano Jarlinson Pantano (27 años) en el transcurso de la decimoquinta etapa, que culminó en pleno corazón de los Alpes, en la pequeña población de Culoz. El ciclista del que hacemos mención compartió durante un largo trecho de la etapa la compañía de una treintena de belicosos corredores, deseosos todos ellos de conquistar siquiera una victoria de etapa.

El colombiano Pantano supo resistir hasta un final victorioso

Por otra parte, decir que el gran pelotón se desentendió de la citada escapada matinal, que llegó a acumular una notable ventaja de casi una decena de minutos como cota máxima. Al final, afrontando la última ascensión: el puerto de Lacets du Grand Colombier, catalogado de 1ª categoría, dotado de varias tortuosas curvas de herradura muy cerradas y a la vez ante un panorama extremadamente espectacular, algunos varios compañeros de la aludida fuga tuvieron arrestos suficientes para culminar la evasión y tratar de acercarse más a la victoria final. Los más capaces en el intento compusieron un grupo algo fraccionado integrado por una docena de corredores, no más. Los otros, los restantes aventureros, prefirieron no insistir más en el esfuerzo, capitulando en los últimos atisbos de la jornada.

La gesta protagonizada por este colombiano llamado Jarlinson Pantano, oriundo de la localidad de Cali, con 27 años a cuestas y ciclista profesional desde la temporada de 2007, moldeó este triunfo en el Tour con paciencia y con tiempo suficiente para dar el golpe que estaba en sus intenciones de tiempo, golpe que moldeó con otros, más o menos, en el kilómetro cuarenta de carrera, cuya etapa tuvo lugar en la población de Bourg-en-Bresse.

En la recta de llegada, efectivamente, llegó triunfante Pantano, recogiendo la ilusión más emotiva de su vida como ciclista. Le acompañó hasta la línea de meta el polaco Rafal Majka, que aunque perdió la etapa tuvo la satisfacción o suerte de conquistar en ese día el primer puesto del Gran Premio de la Montaña, superando en puntos al belga Thomas De Gendt, que en esta jornada de montañosa -fueron seis las ascensiones afrontadas- no gozó del golpe de pedal que se necesitaba. Tras los dos primeros puestos que hemos anotado, se clasificaron muy de cerca y por escaso margen el suizo Reichenbach, los franceses Alaphilippe, Vuillermoz y Rolland, el belga Pauwels, el ruso Zakarin y el voluntarioso corredor asturiano Daniel Navarro, que lleva varias fechas con el afán de lucirse sin conseguir redondear su esforzada voluntad.

Los corredores más representativos dieron libertad

Está visto que el equipo Sky, que capitanea Froome, ha mostrado una enorme fortaleza en todo momento, bloqueando todos los movimientos que pudieran surgir por parte de los contrincantes más directos. Nairo Alexander Quintana, uno de los favoritos, se vio incapaz de atacar y obtener frutos en esta etapa de alta montaña celebrada bajo la silueta majestuosa e inconfundible del Mont-Blanc. La clasificación general en sus primeros puestos, tal como se ha podido constatar, no sufrió apenas alteraciones, salvo la del estadounidense Van Garderen, que en un día más bien turbio perdió posiciones.

La batalla entre unos y otros, a pesar de la dura jornada que se vivió, no llegó a fraguar. Tenemos la sensación, somos sinceros en decirlo, que el cansancio se ha apoderado y atenaza a los participantes del actual Tour. De tal manera que nadie se ve con ánimos suficientes para salir a la palestra atacando y combatiendo con cierto rigor. Pensarán algunos que no sea que se pierda lo que se tiene en posesión. No es lo mismo conquistar un buen lugar con el pasar de las etapas y de los kilómetros que tratar de defenderse de los ataques de tal o cuál adversario. Cada cual tiene sus pensamientos o intenciones al respecto.

Como conclusión digamos que el británico Chris Froome, el que lleva la batuta del Tour, se limitó a mantenerse en la expectativa a la espera de que alguien osara a atacarle con decisión bien sospesada. Pero lo cierto es que los contrincantes más directos han preferido, por ahora, guardar la ropa y no meterse en líos que les complicaría, en el peor de los casos, la vida.

Por Gerardo Fuster

Imagen tomada de FB de IAM Cycling

Publicidad

Deja un comentario