Tour #17- Zakarin ya lo tiene

0
5
vistas

Mucha expectación en torno a lo que pudiera acontecer en el transcurso de la decimoséptima etapa del Tour, que culminó en la cima del puerto de Finhaut-Emosson, que se sitúa en una zona un tanto conocida por la práctica de los deportes de invierno ante la silueta inconfundible y recortada que nos ofrece la montaña del Mont-Blanc, que se divisa a ojos vista.

La labor de Froome y su equipo

Tras lo vivido en la etapa, deducimos que el británico Chris Froome defendió su liderato de manera admirable con la ayuda sólida y eficaz de los componentes de su equipo, el Team Sky. La jornada tuvo un desarrollo, sobre todo en su última fase, que nos deparó emoción, una emoción que nos llegó algo tarde a pesar de que a lo largo de su itinerario se alzaban dos puertos de tercera categoría, un puerto de primera y finalmente un puerto de categoría especial, en cuya cumbre se situaba la línea de llegada en una cota de 1.960 metros de altura y una subida de diez kilómetros con un porcentaje de pendiente del 8,4%; es decir, algo que se dejaba sentir.

Los ciclistas más representativos se mantuvieron hasta entonces muy a la expectativa, acumulando un lastre o retraso de más de nueve minutos con respecto a una escaramuza matinal de varios animosos atletas del pedal. Hubo, como suele ser costumbre en este Tour, una escapada de catorce ciclistas iniciada cuando se llevaban cubiertos 70 kilómetros. Este grupo delantero fue disminuyendo paulatinamente por la dureza impuesta por los puertos de montaña que se cruzaron. Finalmente, quedaron en primera línea nueve unidades con opción para disputar la victoria de etapa, que era lo que para ellos, los fugados, tenía su cuota positiva. Se produjo el consiguiente fraccionamiento ante la dificultad impuesta por el Col de la Forclaz, penúltimo obstáculo del día. En el asalto final, ya cara a la meta, se destacó ya en solitario y en definitiva el ruso Ilnur Zakarin, que cuenta con 26 años, oriundo de la república de Tartaristán, por donde circula el río Volga. El triunfo lo consiguió sin discusión. Tras su estela llegarían espaciados el colombiano Jarlinson Pantano, que hacía un par de días se impuso en la localidad de Culoz , decimoquinta etapa, en las estribaciones que se levantan en la región del Jura, y el polaco Rafal Majka, futuro ganador, ya cantado, del Gran Premio de la Montaña en ese Tour.

El colombiano Quintana sin recursos a mano

Por atrás, mientras, se libró abiertamente la cuestión de la cual el mejor bien parado, lo afirmamos, fue el británico Chris Froome, que tuvo arrestos para reforzar todavía más su posición de líder. En cambio, el colombiano Nairo Quintana decepcionó y debió rendirse sin reparos. Al iniciarse la citada competición, figuraba como digno favorito junto a Froome.

El español Alejandro Valverde tampoco tuvo su día, cediendo dos puestos en la clasificación general, un inconveniente que a estas alturas deberá pesar en sus adentros. Sus esperanzas, cuando estamos a cuatro días para llegar y culminar el Tour de Francia en París, van palideciendo o esfumándose poco a poco. Las fuerzas, sin quererlo, no siempre relucen a lo previsto frente a las intenciones que uno tiene.

Hemos constatado, pues, que Froome se aprovechó de la refriega final sacando cierto beneficio sobre sus contrincantes más directos en la tabla de la clasificación general. Igualmente, también pagaron las consiguientes consecuencias, los corredores el litigio: el holandés Bauke Mollena y el británico Adam Yates, que son los llamados, por ahora, a ocupar el podio final, un honor que a fin de cuentas nadie olvida así como así. Observamos, así de corrido, que entre los diez primeros de la tabla sus componentes proceden individualmente de diferentes países, salvo los ingleses Froome, el líder, y Yates, que representan al unísono la Gran Bretaña.

¿Qué se sabe del ruso Zakarin?

Es corredor profesional desde el año 2012. Tiene una altura de un metro con 87 y su peso es más bien liviano: 68 kilos. Su victoria en la cima del Finhaut-Emosson, ubicado en el Cantón de Valais, siempre pisando suelo suizo, es algo que se ha dejado notar en esta actualidad de hoy. Señalar que su primer eco lo cosechó en la temporada de 2013, cuando se adjudicó el Campeonato de Rusia en la modalidad de contrarreloj individual. Al año siguiente, fue el vencedor absoluto del Tour de Azerbaiyán, en un recorrido bastante accidentado y más bien despoblado de gentes y de vegetación. En el año 2015, festejó su triunfo también absoluto en la Vuelta a Romandía, sin dejar en olvido una victoria de etapa en el Giro de Italia, la undécima, Forli-Imola, cuyo triunfo absoluto correspondió a nuestro representante Alberto Contador ¡Felices tiempos aquellos!

En el curso de este año, consiguió vencer una etapa en la París-Niza, y, ahora, se acaba de calzar una etapa en el Tour de Francia. Zacarin inspira confianza. Posiblemente ha salvado un buen trampolín cara a su futuro. Sus actuaciones nos muestran un cierto optimismo. Actualmente viste los colores de la escuadra Team Katusha, cuya sede está radicada en Ginebra (Suiza). El catalán Joaquim Rodríguez, sin mucha suerte en esta ronda francesa, figura en el mismo equipo. Zakarin hasta la fecha ha sido su fiel escudero, algo que en verdad nos satisface el patentizarlo.

Como simple curiosidad queremos exponer que, Zacarin, nuestro protagonista dándole a los pedales, nació hace 26 años en la población de Náberezhnye Chelny, que constituye un núcleo muy importante y pujante industrial en su país, cuya baza principal radica en la fabricación de toda clase de camiones que vienen ser exportados en todas las partes de nuestro globo terráqueo. La fábrica en cuestión ocupa la extensión de nada menos dos kilómetros cuadrados, una cifra que delata la magnitud de este complejo dedicado a la elaboración de los más variados vehículos de alto tonelaje.

Por Gerardo Fuster

Publicidad

Deja un comentario