Tour #18- Froome camina en otro nivel

0
3
vistas

Cabe afirmar que paulatinamente, aceleradamente quizás, se han ido clarificando la situación concreta que ha caracterizado este Tour de Francia, especialmente en lo que se refiere al futuro vencedor de la ronda gala que recae con casi toda seguridad sobre las espaldas de Chris Froome, que en el transcurso de la decimoctava etapa lo demostró con evidencia en virtud de sus facultades que se preocupó desarrollar con facilidad en el transcurso de la lucha individual contra las manecillas del reloj que se libró en una cronoescalada de 17 kilómetros de severa dureza entre las poblaciones de Sallanches y Megève.

Froome no tiene rivales, ni los tendrá

No hubo vuelta de hoja, sobre todo en la segunda mitad del recorrido, en donde el corredor británico rebasó y superó al holandés Tom Dumoulin, bajo un margen de de ventaja de 21 segundos, los suficientes para hacerse con la victoria frente a este especialista consumado de 25 años, oriundo de Maastricht, que le había vencido precisamente en la decimotercera etapa corrida bajo esta misma especialidad, aunque ante una configuración no tan exigente, con final en la localidad de la Caverne du Pont d´Arc, emplazada en la región de Rhône-Ain.

Chris o Cristopher Froome consolidó su posición de líder, en una jornada en la que los representantes españoles se mostraron combativos, en especial el vasco Ion Izagirre (7º) y el catalán Joaquim Rodríguez (8º), cediendo ambos tan sólo alrededor de un minuto de tiempo con respecto al triunfador indiscutible de la jornada. Quisiéramos decir que a estas alturas la primera plaza del podio está en propiedad de Froome, un puesto de prestigio ya casi consolidado. En cambio, los cinco lugares siguientes de honor se mantienen todavía dentro de una gran incógnita por saber cómo se clasificarán a la postre a la vista de la conclusión del Tour, que tendrá lugar en París, el próximo domingo. La incógnita es que los cinco citados aspirantes están separados solamente por un margen de un minuto con 8 segundos ¡Casi nada tras recorrer la friolera de 3.000 kilómetros!

A continuación queremos exponer a las claras sus nombres concretos, que son: el holandés Bauke Mollema (2º), el británico Adam Yates (3º), el colombiano Nairo Quintana (4º), el francés Bardet (5º) y el australiano Richie Porte (6º). Todo estará en saber, pues, qué acontecerá y qué alternativas se producirán en las dos etapas alpinas que se nos avecinan y que nos deberán esclarecer de una manera definitiva tal como va a quedar la clasificación general final, con el consiguiente peso específico que nos traerán las dos sendas etapas, con llegadas en Saint-Gervais (19ª etapa) y Morzine (20ª), respectivamente. Sabido es que la última etapa será de asueto y de apoteosis. Es una jornada regalada al gran público que no servirá por tradición más que para aglutinar el entusiasmo de las multitudes en una sola voz y allí presentes. Se rinde homenaje a la prueba por etapas más significativa y de más identidad de nuestro calendario ciclista internacional.

Comentar algo sobre el coloso Mont-Blanc

Estos días el Tour en cierta manera ha merodeado de forma continuada o más o menos directa estos confines aglutinados alpinos, colindantes a la imponente mole del Mont-Blanc, cuya población más cercana es la localidad de Chamonix, en donde se vive con intensidad el turismo de alta montaña. Todo esto nos sugiere, aunque encerrados en un comentario breve, que escribamos un poco nada más sobre este coloso de los Alpes tan conocido y tan divulgado, que la caravana multicolor ciclista nos ha ofrecido. Nos hemos hermanado con su majestuosa e imborrable silueta, una silueta que en verdad nos ha impuesto siempre un cierto respeto. Casualidades de la vida.

Nosotros tenemos un recuerdo inolvidable, de los más entrañables de entre nuestras mil memorias. Esta montaña imponente, cubierta de tierra granítica y vestida en sus alturas por nieves perpetuas y glaciares, con una altura que llega a los 4.810 metros, constituyendo el punto más alto de la Unión Europea, compartido en medio entre los países de Francia e Italia.

En el mes de agosto de 1.786, dos alpinistas bien entrenados y debidamente equipados, oriundos de Chamonix, la cuna de los alpinistas, bajo el protagonismo del doctor en ciencias, Michael Gabriel Paccard, y un ayudante suyo, apellidado Jacques Balmat, lograron culminar por vez primera la gran heroicidad, es decir, llegar hasta la cumbre, esta temible cima que había enterrado a muchos hombres y que se la llegó a nombrar por doquier como “la montaña maldita” a raíz de los peligros que acuciaban sus temibles glaciares, que había acumulado con el paso de los tiempos muchas víctimas.

Al año siguiente, Balmat, gracias a su valiosa experiencia, acompañó en esta misma aventura al científico Horace Bénédict de Saussure. Se realizó por segunda vez esta magnífica y loable proeza ante la admiración e incluso incredulidad por parte de las gentes del lugar que veían en el Mont-Blanc una extraña pesadilla, un extraño misterio, una extraña leyenda. Nos ha valido la pena renombrar un pequeño eco acerca de esta montaña con la que el Tour de Francia se ha sentido vinculado al pisar durante esos días y con constancia aquellas tierras con el acompañamiento rutilante de los esforzados hombres de pedal.

La montaña del Mont-Blanc, este macizo más alto de nuestra Europa, este terrible juez de paz, ha presidido la competición ciclista de las dos ruedas desde la lejanía, desde esta lejanía que nos parecía mucho más cercana. Sentimos satisfacción al haber redactado siquiera unas líneas y rendir también nuestro modesto homenaje. Nuestra memoria no olvida los Alpes de Saboya.

Por Gerardo Fuster

Fotografia tomada del FB de Tour de Francia

INFO patrocinada por 226ers

226ERS ha sido galardonado con el sello de Plata en los Premios Desnivel de Material de Montaña y Outdoor 2016.

De los casi 90 productos que han sido galardonados, las 226ERS Endurance Fuel Bars han sido el único producto que ha sido destacado en la categoría de alimentación.

Tras meses de intensas pruebas y análisis, el jurado del Premio Desnivel de Material de Montaña y Outdoor 2016, que ediciones Desnivel celebra en su octava edición, ha emitido su veredicto. De los 270 candidatos recibidos, que fueron organizados en 34 categorías en función de su utilidad, sólo 8 productos se han alzado con el máximo galardón, el sello de oro del Premio Desnivel, mientras que otros 55 productos han sido destacados con el sello de plata.

Las 226ERS Endurance Fuel Bar son un referente en la gama de productos de la marca, diferenciada por su calidad, la innovación y la preocupación por la salud de sus consumidores. Así, al igual que estas barritas energéticas, todos sus productos son libres de gluten y muy bajos o nulos en cuanto a contenido en azúcares.

Podrás encontrar toda la información del Premio Desnivel –el único independiente de material de montaña y outdoor que se celebra en nuestro país– con las argumentaciones del jurado, test de los casi 200 productos probados y más de 400 fichas de compras, así como artículos prácticos, en el número extraordinario Especial Material 2016/17, estará a la venta el próximo 15 de julio en quiosos y puntos de venta especializados.

226ERS es una marca referente en nutrición deportiva, centrada principalmente en deportes de resistencia como triatlón, ciclismo, running, etc. Su gama de productos permite a los deportistas cubrir las necesidades de suplementación y recuperación tanto en su entrenamientos como en las pruebas en las que participan.

Descubre más sobre 226ERS en su web: http://226ers.com

Deja un comentario