Tour #4- Kittel sobre la bocina

0
6
vistas

Parece que al británico Mark Cavendish, vencedor de dos de las cuatro etapas celebradas del actual Tour, y, el eslovaco Peter Sagan, que se adjudicó una también de poca trascendencia, les ha surgido una estrella en discordia: el germano Marcel Kittel, que pudo ganar en última instancia por escasos centímetros, frente al francés Bryan Coquard, que llevaba intentándolo esos días sin la consabida alegría.

Está visto que los ciclistas más representativos del gran pelotón no tienen por ahora otro objetivo que dejar pasar el tiempo a la espera de etapas de más importancia intrínseca: las denominadas de alta montaña, que nos aguardan en los contrafuertes pirenaicos y posteriormente en los confines intrincados de los Alpes. Las cuatro etapas disputadas hasta la fecha han tenido más bien un perfil fácil. Han sido jornadas muy asequibles, sin obstáculos dignos de mención, que son los ingredientes necesarios que provocan la selectividad de unos y otros participantes. Por ahora, la clasificación general está dominada por las diferencias que nos dan los segundos de tiempo. El eslovaco Peter Sagan (1º), el francés Julian Alaphilippe (2º), el español Alejandro Valverde (3º) y el británico Chris Froome (4º), están apretujados en un margen escaso de catorce segundos.

El ciclismo de hoy y el ciclismo de ayer

En estas condiciones es una temeridad el avivar la contienda que no nos conduciría a ninguna parte tomando en consideración una configuración más bien llana que no ofrece dureza. Aguardamos, pues, con cierta impaciencia las anunciadas etapas de montaña que se avecinan. El primer asalto más contundente sobre el papel tendrá lugar próximamente en el curso de la séptima etapa con llegada al Lago de Payolle, que se sitúa a 1.127 metros de altitud, salvando con anterioridad el conocido Col de Aspin (1.490 metros).

Con todo lo expuesto, no queremos desmerecer las consabidas victorias a cargo de estos hombres del pedal rápidos que nos vienen alegrando las llegadas. En nuestro fuero interno quisiéramos en verdad vibrar con más emociones como solía acontecer en aquel ciclismo histórico de otros tiempos que pudimos vivir muy de cerca y en directo. Los grandes equipos que concurren en el Tour de Francia dominan hoy totalmente cualquier situación por difícil que sea, imponiendo un control muy estricto desde que se da el pistoletazo de salida en cada etapa. Es la cantinela de siempre.

¿Quién es Marcel Kittel?

Tal como afirmábamos en el principio se impuso en esta cuarta etapa el alemán Marcel Kittel (28 años), nacido en la ciudad emplazada en el estado federado de Turingia, Arnstadt, que cuenta con 31.000 habitantes. Esta población se hace querer por la elaboración de sendas porcelanas y la proliferación de destilerías. Es un ciclista destacado al reunir un sustancioso historial gracias a su mejor arma que no es otra que la velocidad. Pesa 86 kilos y su estatura es de un metro con 88; es decir, es un atleta del pedal de cierta envergadura. Es profesional desde el año 2007. Actualmente figura encuadrado en la escuadra con sede en el Ducado de Luxemburgo, el Etixx-Quick Step.

Lo suyo es ganar etapas, aunque ahora últimamente no se hacía notar con asiduidad. En el año 2013, se adjudicó cuatro etapas en el Tour. Al año siguiente, conquistó dos etapas en el Giro de Italia y cuatro de más en el Tour de Francia. En la presente temporada, venció en un par de etapas en el Giro, y, por ahora, posee un triunfo de etapa en el Tour.

Hubo animadores

La cuarta etapa entre Saumur y Limoges, cubierta bajo una distancia de 232 kilómetros, se caracterizó por una fuga a cuatro, cuya composición estaba integrada por el belga Naesen, el alemán Schillinger, el español Irizar, oriundo de Oñati, y el francés Gougeard, que desistió pronto en el intento. A siete kilómetros de la línea de llegada, como bien presentíamos, el terceto fue engullido sin piedad por el numeroso pelotón, que no andaba con contemplaciones ni regalos. A continuación hubo lo que hubo: una ajustada victoria por parte de Marcel Kittel, un ciclista que con frecuencia suena en los ámbitos de la bicicleta.

Eco final: Markel Irizar

Quisiéramos recalcar como conclusión final un eco que nos viene a la mente tras evaluar la actuación de este corredor guipuzcoano, Markel Irizar, un veterano dándole a los pedales, que cuenta con nada menos 36 años. Está encuadrado en la actualidad en la escuadra Trek-Segafredo, radicada en Bélgica. Recordamos de cuando aún militaba en la categoría como corredor aficionado, cuando le fue diagnosticado un cáncer de testículo, una enfermedad que pudo superar a tiempo y volver a su querido ciclismo.

Por Gerardo Fuster

INFO patrocinada por 226ers

2

Productos para tomar durante entrenamientos de alta intensidad y competiciones, para mantener los niveles de tu organismo.

Publicidad

Deja un comentario