Connect with us

Eddy Merckx en Flandes: «Que te jodan»

Eddy Merckx Flandes Joanseguidor

Ciclismo antiguo

Eddy Merckx en Flandes: «Que te jodan»

Eddy Merckx en Flandes: «Que te jodan»

Mediolanum – Giro

¿Qué significa para un flahute ser un «León en Flandes»?

El Tour de Flandes es el Monumento nº 2 del Ciclismo, una prueba que es la joya de todas las carreras que se disputan entre finales de marzo y principios de abril en esta región flamenca de Bélgica.

En Flandes están locos por el ciclismo y ya hace más de 100 años que “inventaron” una de las carreras más difíciles de afrontar en un día, convirtiéndose en todo un símbolo de identidad para los flamencos.

Es su gran clásica adoquinada.

Cientos de banderas de la región y miles de gigantes estandartes se alzan durante el recorrido, sobre todo en su tramo final, que ondean flanqueando cortas pero empinadas cuestas, vertiginosas y muy duras, a veces acompañadas de ráfagas de viento, frío y lluvia.

LDB_Berria 1024×140

 

Los mejores corredores autóctonos de cada generación que han ganado la carrera reciben ese sobrenombre de “el León de Flandes”, en honor a su famoso emblema.

Y es que para ganar el Tour de Flandes hay que ser muy hábil, fuerte, valiente y noble.

Como el león.

De esta forma, se ganan un lugar eterno en el folclore flamenco.

Gobik -site

 

Como belga, ganar en Flandes por primera vez es mucho más importante que vestir el maillot amarillo en el Tour”.

Con esta respuesta, un corredor de la talla de Johan Museeuw, contestaba a la preguntas de los periodistas sobre qué sentía en aquel momento, después de vencer en Flandes, un ya lejano 4 abril de 1993, un ciclista como él, nacido en Varsenare, en la provincia de Flandes Occidental.

La frase reflejaba ese sentimiento, después de batir al esprint a Frans Maassen y a Dario Bottaro, en la que fuera la 77ª edición de esta clásica ciclista belga.

Julien Absalon, la llama sigue muy viva 

Museeuw no dejaba de ser todo un flahute, ese tipo de ciclista rudo flamenco, tan acostumbrado a rodar por este tipo de carreteras estrechas en forma de largos pasillos empedrados con temibles subidas.

Johan, después de vencer nuevamente en 1995 y 1998 sobre los adoquines de la De Ronde, se ganó el corazón de los aficionados belgas que lo empezaron a reconocer como “El león de Flandes”, el mismo que luce rampante en la bandera flamenca como símbolo inseparable de la prueba.

Cycling CD 2019 300×250

 

Como Eddy Merckx 

Pero el belga nunca lo tuvo fácil en esta carrera y vivía con esa frustración de no ganar en Flandes, para regocijo de sus rivales.

El ciclista con el historial más grande de todos los tiempos sólo pudo levantar los brazos en dos ocasiones: en 1969 y en 1975.

De esta manera no lo consiguió hasta en su 5º año como profesional, algo para él, a todas luces, inaudito y que le ponía muy nervioso.

 

De hecho, ya había ganado la Milán-San Remo dos veces, la París-Roubaix, la Lieja-Bastogne-Lieja, la Flecha Valona, todas las clásicas, pero el Tour de Flandes aún no lucía en su palmarés.

En 1969 “el Caníbal” era el claro y gran favorito en todas las pruebas en las que participaba, pero el Tour de Flandes se le seguía resistiendo y eso la prensa belga no se lo perdonaba, que una y otra vez se lo recriminaba y criticaba llegando incluso a escribir sobre él que igual no era un ciclista tan completo como se le suponía y que no disponía de las cualidades que se necesitaban para ganarlo.

Nunca habrá nada igual a Eddy Merckx

Suunto 9

 

Aquel año, estimulado por aquellos reproches y consciente de que el resto del pelotón iba a unir fuerzas contra él, Merckx, furioso, se embarcó en una fuga arrolladora a mitad de carrera en la que terminó por llevarse la victoria con el mayor margen de la historia de esta prueba: 5 minutos y 36 segundos sobre Felice Gimondi y en más de 8 minutos al resto de perseguidores, un grupo de siete corredores encabezado por Marino Basso, que entró en tercera posición en la meta de Merelbeke.

Una humillación en toda regla.

Eddy Merckx y Flandes, de aquello ya han pasado 50 años 

Cruz SQR

SQR – GORE
SQR-Gore2

 

Él mismo nos lo cuenta:

Iba delante en el Muro de Van Geraardsbergen  –la colina pavimentada de Muur-Kapelmuur, Muro de Grammont o simplemente Muur. (N. del T.)- y tenía la sensación de que nadie quería seguirme y que todos estaban ahorrando fuerzas. Así que ataqué en el Bosberg, sabiendo que aún quedaba un largo camino por delante. Además aquel día hacía mucho viento en contra desde Ninove a Edebrakel. De repente, mi director deportivo se acercó a mí y me preguntó si estaba loco. Le dije que me dejara intentarlo porque si no atacaba allí luego sería muy difícil escapar -en realidad le contestó: ¡que te jodan! (N. del T)- . Allí estaban Gimondi y Basso, que eran realmente muy buenos corredores. Otras grandes figuras quedaron eliminadas por culpa de una caída. Pero para mí, ganar la De Ronde era lo único que me importaba. Creo que si no hubiera atacado en el Bosberg, no la habría ganado. 1969 fue una de mis mejores temporadas, tenía 24 años, y me sentía fuerte. Para mí hubiera sido una gran decepción el no ganar aquella edición. Creo que con el recorrido de hoy en día seguramente habría ganado la De Ronde más de dos veces. Aunque he de reconocer que una escapada como aquella es muy difícil que prospere en el ciclismo actual”.

Palabra de “El Caníbal” 

Gravel SEA OTTER

 

Esta victoria fue la más grande de la historia de De Ronde.

Aquel “León de Flandes” había rugido y mostrado más fiereza que ninguno.

Foto: https://cyclinginflanders.cc/stories

 

 

 

Labrava
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclismo antiguo

Podcast GIRO ITALIA

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio