Tour de Foie (IX): Bradley Wiggins no gusta de hacer prisioneros

2
1
vistas

El primer tercio largo de Tour se supone consumido sobre el guión previamente escrito. Con un pequeño escamoteo montañoso y una crono culminando el ciclo, no es de extrañar que Bradley Wiggins sea líder con cierta solvencia, aunque no quizá con la suficiente como para presentar una oposición al final como sólo los grandes nombres podían hacer tras una primera crono. Miren sino, lo que hacían Indurain y el judicialmente enfangado Lance Armstrong.

Por eso la carrera presenta lagunas. Sobre la presencia de Team Sky en carrera, nada que no haga suponer que estos son el faro de la misma. Pero interrogantes hay sobre la mesa. Por ejemplo el desigual rendimiento entre La Planche des Bonnes Filles, donde coparon, y la jornada siguiente, en la que su líder se vio sólo acompañado por Chris Froome. No cabe duda de que en el precioso Col de Croix sólo los mejores aguantaron, pero es que Sky, salvo que adopte estas artimañas tan del gusto de Armstrong que escondía las verdaderas sensaciones suyas y de los suyos, tiene gregarios que andan al nivel de los capos.
La situación de salida de esta primera crono presenta un gran dilema en el equipo del líder. Wiggins es el hombre cuyo éxito mueve todo el Sky. Fue fichado para el hito de un inglés por primera vez en ganador del Tour. Sin embargo hace diez meses le surgió otro inglés en el mismo equipo con opciones muy similares. Un hombre que le supera en la montaña y realiza cronos a un nivel cercano. Dicen que Sky quiere ganar un Tour con Wiggins, por que para ello le han pagado mucho más de lo que ganaba en la pista. Pero a los metódicos británicos les conviene amplitud de miras. Los dos son hijos del Imperio y los dos nacidos fuera de él. En Gante el líder, el Nairobi el otro. ¿Pararán Froome si Wiggo no camina?.
Alrededor de ellos el paisaje no es desolador. Muchos y muy buenos ciclistas, desprovistos de axiomas ridículos como los Schleck hace un año, emergen alrededor de los “hombres de negro”. Cadel Evans y Vincezo Nibali no son dos ciclistas que a priori puedan romper la carrera hacia arriba, pero atención a los descensos, pues son varios e importantes. Miremos el libro de ruta e imaginemos las bajadas de Richemond, el durísimo Péguère, lugar que Wiggins seguro tendrá marcado en rojo, y Peyresourde. Es decir hay más descensos decisivos sobre el papel que llegadas en alto. Ojo también a Van den Broeck, bastante retrasado, pero con pegada, como vimos en el Col de la Croix, y cómo no a Haimar Zubeldia, quien a mi entender no yerra alargando la discusión sobre el liderato del Radio Shack, pues esta ambigüedad le pueda dar algo más que un buen puesto en la general, cosa que ya ha logrado dos veces.
De cualquiera de las maneras, bien, muy bien. El Tour 2012 suple con creces el enorme desprestigio en que cayó la carrera hace un año con ciclistas de cartón pega. No olvidar por eso que esto es ciclismo y aunque parezca lo contrario, lo que hoy se presenta evidente mañana presenta vías y dudas. 
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

2 COMENTARIOS

  1. Me está gustando el Tour, hay vida después de Contador y Andy. Por el momento parece que sigue el guión que muchos pensábamos, en el que Wiggins sería líder con un margen de tiempo después de la 1ª crono; aún puede haber muchas sorpresas y seguro que las habrá y espero que Nibali (uno de mis favoritos) ponga en apuros al lider e incluso que dentro del equipo Sky surjan dudas visto el rendimiento de Froome. Haber que pasa…

  2. Tiene que ser complicado que un equipo pague a un ciclista para que sea el lider y después otro le "pise los talones". Demasiadas extrellas en un mismo entorno no pueden brillar todas a la vez.Dentro de lo predecible de este Tour, más la mala suerte de los españoles; yo aún espero que pasen cosas interesantes, también me gustaria que fuese Nibalí el que le pusiese las cosas dificiles al pelirrojo Wiggins y que Haimar Zubeldia tuviese la oportunidad de hacer podium.

Deja un comentario