Connect with us

Tour: El Nairo más dubitativo

Ciclistas

Tour: El Nairo más dubitativo

Tour: El Nairo más dubitativo

Castelli_AGO-2-TOT
Tiempo de lectura:2 Minutos

Nairo Quintana nació como fenómeno de masas y sigue siéndolo. Colombia respira por la suerte de este competidor que desde que irrumpió rara vez se ha colgado un dorsal para ser un comparsa. Un solo abandono, hace tres años en la Vuelta, por una caída tremenda cuando era líder en la crono, es su único lunar en un expediente que brilla: dos generales, Giro y Vuelta, y varios podios, repartidos entre Tour y Giro.

Nairo sigue siendo joven y sigue siendo excesivo lo que ha logrado para su edad, pero sin embargo el listón que marcó hace cuatro años en el Tour, donde irrumpió para ser segundo y enamorando por su forma de correr y lucir, le pesa, a veces en exceso, al punto que, algunos, entre los que nos incluimos, echamos las campanas a vuelo sobre su suerte en las grandes citas.

Pero Nairo es persona, ser humano, y compite, no está solo, delante tiene una generación de ciclistas ya presentes cuando él irrumpió -Froome, Contador o Valverde-, e incluye nuevos nombres que le han dejado un peldaño por debajo, el año pasado Romain Bardet en el Tour y éste Dumolin en el Giro.

Es por eso que cuando hablamos del pequeño boyacense, lo hacemos con pasión, tanto en sus victorias, como en malos días, es por eso que a veces parece que tenemos algo contra él, pero nada más lejos de la realidad, es un ciclista de época, que la está marcando a fuego con su nombre en lo alto.

Ahora bien, como ciclista de época que se precie, tiene retos a la altura. En esta campaña de 2017 quiso el doblete, cosa que no podrá ser. El Giro es historia para muchas cosas, lo que pasó esas tres semanas en la bota itálica queda ahí en los anales, pero hay algo que nos subleva por dentro, una duda que corroe y llama a la puerta: ¿Cuán grande ha sido el desgaste del colombiano en Italia?

El Tour de Francia es la excelencia del ciclismo

Eso lo saben él y los suyos, pero sobre el papel sabemos de la dificultad del reto, que lo ganes o no, el Giro pesa en las piernas, te moja la pólvora y te deja tocado para el Tour. No diremos que hace 19 años que nadie logra repetir éxito el mismo año, pero está claro que si las estadísticas son a veces elocuentes, en este caso suponen una losa, un peso a plomo en cualquier argumento que nos movamos.

Nairo tendría a su favor el descargo del Giro de haberlo ganado, pero no le fue posible, y puestos a agarrarse a algo tendría que tirar de memoria e irse al año pasado, cuando logró ganarle la Vuelta a Froome, con o sin Contador, pero ganarle, y eso le tiene que valer como punto de partida.

Porque en Francia las cosas nunca le han sonreído a Nairo frente a su rival inglés. Dos veces segundo, tercero el año pasado, nos resistimos a pensar que ha tocado su techo, aunque a veces así lo parezca. No sé si será el carácter, que el físico no avanza al ritmo de los primeros años, no sabemos qué, pero a Nairo le cuesta más romper en las grandes citas que hace unos años y eso en el tenido por mejor escalador del mundo es una rémora, pues le urge sacar tiempo en la montaña, dado que en las cronos gente como Froome le quita hasta las pegatinas.

Si otras veces, especialmente el año pasado, veíamos a Nairo muy fuerte, ya veis que al final erramos en el vaticinio, esta campaña Nairo es un interrogante, un salto al vacío que en su casa telefónica sabrán gestionar con un equipo hecho por y para él con un Valverde que le veo en plan capo, con la mirada en su compañero y en el lucimiento personal, con Jesús Herrada, quien en otro equipo sería otra cosa mucho más arriba, y, ojo, con Carlos Betancur, ese libro en blanco que monta en bicicleta.

Imagen tomada de BielaLibre

INFO

Conoce el ciclismo virgen en Somiedo

Castelli_AGO-1-TOT
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: El Movistar Team debe abrir las ventanas - Ciclo21

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Inicio