Connect with us

Tour: Mientras otros miran, Alaphilippe va haciendo

Tour - Julian Alaphilippe joanSeguidor

Opinión ciclista

Tour: Mientras otros miran, Alaphilippe va haciendo

Tour: Mientras otros miran, Alaphilippe va haciendo

Tiempo de lectura:2 Minutos

Hay un ciclista inquieto, una mosca cojonera, que no descansa ni deja descansar que se está cobrando todas las deudas del Tour, es Julian Alaphilippe.

 

 

No será lo mismo para Julian Alpahilippe cuando acabe este Tour.

En Francia, ser héroe de la carrera cambia la vida, te señala.

Supongo que habrá gente que dirá qué hace Alaphilippe gastando tanto, siempre escapado, cara el aire, en ocasiones, reventando por el esfuerzo.

¿Qué hace Alaphilippe?

Hace ciclismo, hace Tour, da espectáculo, muestra hambre y ambición.

Bebe de la mejor tradición francesa de corredor que siendo julio y el Tour se transforma, pero con otro añadido.

 

Julian Alaphilippe es ciclista de doce meses de temporada.

Así lo vemos trabajando en Flecha Valona y clásicas de primavera, como Laurent Jalabert.

Pero siendo protagonista en el Tour como le gustaba a Thomas Voeckler.

Poniendo “carotas”, haciendo gestos, celebrando triunfos a dos kilómetros de meta.

Y atando el maillot de puntos como le gustaba a Richard Virenque.

 

 

Este ciclista ecléctico que es Alaphilippe, es lo que enamora a una Francia que ve como otra vez más, y ya vamos camino de 35 años, el Tour volará lejos del hexágono.

Alaphilippe no tiene ni la regularidad ni consistencia de disputar un Tour, pero está ahí día sí día también.

Es inasequible al desaliento.

Dos corredores que han hincado la rodilla ante su machacona forma de ejercer su profesión.

El mismo Adam Yates, que bajando el Portillón se fue al suelo porque imaginaba cómo podría ir el titular del maillot de la montaña por detrás.

Pocas veces vemos trazar con ese gesto de seguridad y cierta temeridad como lo hace Alaphilippe

Un “descender” de los de uno entre un millón.

Aún le recordamos seguir a dos bichos como Sagan y Kiatkowski en la bajada del Poggio, ahí donde ganan las carreras los ciclistas sin miedo y un manejo excepcional.

Un manejo como el de Alaphilippe.

   

 

El otro corredor que postra armas ante Alaphlippe es Warren Barguil.

Al bretón no le sale una a derechas. Qué bonito es el Tour cuando te sale todo de cara.

Pero que hijoputa cuando la forma no acompaña.

Hace un año Barguil saboreaba los dineros de los criteriums con su “maillot-à-pois”, con sus dos etapas, con un Tour del estilo al que Alaphilippe está cuajando.

 

  

 

Cuando vimos que Barguil afinaba las armas para ir a por Alaphilippe y el liderato de la montaña, creímos que Julian lo tenía complicado.

Pero nada más lejos de la realidad.

Alaphilippe ha planteado un escenario de batalla en cada puerto.

Ha ganado por combustión del rival.

Está ganando porque, mientras otros corren con la general por equipos en la mente y un tacticismo que no condude a nada, él mientras va haciendo.

Por suerte el Tour a veces es justo, como el ciclismo.

Que ganen siempre los valientes mientras los que se agarran al terruño corren como si el Tour durara un mes.

El Movistar, ese equipo.

 

 

 

Los Pirineos ya están aquí, el “puestómetro” también, y mientras el Team Sky recoge lo que otros no son capaces de porfiar.

Alaphilippe mientras también va haciendo, no espera, ¿para qué? ¿para cuándo?.

Imagen: Tim De Waele / Getty Images

INFO

Envía de viaje la bicicleta sin cargar con ella

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Patrocinado

Inicio