Connect with us

El Tour excede el ciclismo

Mundo Bicicleta

El Tour excede el ciclismo

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

La “grandeur”, eso tan francés, tan íntimamente ligado a los pilares de la república, tiene en el Tour de Francia uno de sus principales arietes. El Tour es redondo para Francia, lo es todo. Ver su prescindible presentación, pues el recorrido se había filtrado, es el ejemplo de la pompa y dimensión que tiene un evento que hace unos años que dije que ya no era francés, por sus connotaciones universales, hubo guiños a Colombia y Japón, que en breve tiene su bolo en Saitama, y que hoy, en la puesta de largo de la próxima edición, se definió como un evento mayúsculo del patrimonio mundial del deporte.

Y lo es, ya lo creo que lo es. Principalmente porque tiene contenido, un mensaje, además contundente, con las fuerzas vivas del estado bajo un mismo techo, el Palacio de Congresos de París, para hacer acto de presencia en un evento eminentemente ciclista. A la espalda de Froome, de Porte, de Bardet, estaban autoridades de la más diversa índole, incluso una alcaldesa, la de París, que congenia mucho con las de Barcelona y Madrid, entre otras cosas, en el desarrollo e implantación de la bicicleta en sus ciudades.

Endura LDB Di17

Y es patrimonio mundial del deporte, porque siempre, siempre, siempre habla del presente y proyecta el futuro en base a un pasado más que centenario, con 103 ediciones ya a las espaldas. Esta vez la vieja gloria homenajeada es Bernard Hinault, que deja el barco y los podios para ejercer de abuelo. Con Hinault se habló de tiempos pretéritos, hasta de la primera edición, de la primera salida en aquel café en las afueras de París.

El Tour siempre ha bebido de su historia, siempre la ha puesto en valor, expresión galicista por cierto, “mettre en valeur”, como base delo que es hoy. No cabe duda que la subida del Izoard tiene un significado especial en ese sentido, como las tomas de Poupou, los chepazos de Merckx,… todo es blanco y negro, todo recuerda a antes, todo es pretérito.

La presentación nos dejó algo complicado de entender en España: la autocrítica, cuando en el pase de la película de la soporífera edición de 2016 se recrearon en el momento del Ventoux y el colapso causado por los aficionados. Fue realmente chocante apreciar como la propia organización admite abiertamente el error exponiéndolo con tanto detalle. Tampoco se escapó el hinchable del último kilómetro que se desploma sobre Yates en los Pirineos y que pudo tener su incidencia en la lucha por el podio con Nairo Quintana.

Sea como fuere el valor del Tour es su papel de embajador de Francia. Nadie lo esconde, y su director general tampoco, es un escaparate mundial para el país más turístico del mundo, un país que por cierto no pasa por sus mejores momentos en esta materia porque los descensos de turismo han sido importantes a raíz de los atentados terroristas. Niza pesó en el ambiente e imágenes. Que el Tour les ayude en ese ese empeño será importante, pero ya se sabe que el miedo es libre y se cuela con facilidad en la mochila del viajero.

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

INFO

Conoce las novedades de Endura para el invierno

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio