Connect with us

El encaje de Fernando Gaviria en el ciclismo colombiano

Fernando Gaviria - Tour JoanSeguidor

Ciclistas

El encaje de Fernando Gaviria en el ciclismo colombiano

El encaje de Fernando Gaviria en el ciclismo colombiano

Tiempo de lectura:2 Minutos

Da gusto ver a Fernando Gaviria, el velocista en tierra de escarabajos

 

El otro día leí el origen del apodo “escarabajo”, de dónde viene, de cuándo es. Resulta complicado aplicárselo a Fernando Gaviria.

Incluso por su edad, creo que él no conoció a los escarabajos.

En Chartres, la ciudad postrada al templo gótico más increíble del mundo, Gaviria no pudo con su compañero de generación, Dylan Groenewegen.

En la velocidad hay un relevo evidente de nombres, donde ganaban Cav, Kristoff y Greipel, ganan Gaviria, Groenewegen e incluso Ewan, ausente, pero con lo que estamos viendo seguro que estaría ahí.

A la espera estamos de Kittel, ausente. Peter Sagan va por libre.

 

El ciclismo que dibuja a Gaviria

Pero volviendo a Fernando Gaviria y su encaje en uno de los ciclismos más peculiares del mundo, es tremendo el efecto que causa su dominio.

El ciclismo español no tuvo un anotador así casi nunca, si me apuráis nos iríamos a Miquel Poblet.

Lo más parecido a Gaviria que hubo a este lado de los Pirineos fue Oscar Freire, pero el cántabro primó calidad por cantidad, quizá por que sus lesiones no le dejaron ir a más.

La comparación de Poblet y Freire es paradóica, porque en el cilcismo colombiano encontrar alguien que entronque con Gaviria es harto complicado.

 

Leonardo Duque fue el ciclista rápido del país, pero su incidencia no es la del ciclista del Quick Step.

Recuerdo que ganó una etapa de la Vuelta, en Puertollano, como gran perla.

Gaviria lleva, a su tierna edad, cuarto etapas en el Giro y dos en el Tour.

Si se hubiera retirado el día que debutó en el Tour, podría decir que él ganó todas las etapas en las que tomó parte en la Grande Boucle.

Lo singular del dato es el reflejo de su precocidad, como si hiciera el camino fácil, o más sencillo que otros.

 

 

Fernando Gaviria bebe de la pista, de ese “otro” ciclismo que algunas naciones cuidan, en Colombia por ejemplo, como gran cantera de talento y victorias futuras.

Tiene presencia, se encaja en la bicicleta, bue estratega, elige el momento, golpea certero.

Es la pista, es ómnium, el arte de medir todos los factores y controlar los elementos.

Gaviria domina a escena y lo hace capitaneando el mejor equipo belga del momento.

Está todo dicho.

 

Gaviria, en cualquier otro tiempo, podría ser un rara avis del ciclismo colombiano, pero no, es la evolución de la especie.

Es un paso más allá de un ciclismo que puede ver un sprint con la misma pasión que una gran jornada de montaña.

 

 

¿Quién se lo diría a Herrera y Parra?

Pero esto es así y no hay vuelta de hoja, como que creemos que Peter Sagan tiene un serio rival para el verde.

Posiblemente Gaviria no escale como el eslovaco, y lo pase mal, pero el hambre que tiene este moreno es importante.

Con gente así, el Tour es un poco mejor.

Imagen: © Tim De Waele / Getty Images

INFO

Nacex te cuenta cómo preparar la bicicleta para que te la lleven donde quieras

 

 

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio